Home»Inicio»Increpan a exprocurador por fosas de Tetelcingo

Increpan a exprocurador por fosas de Tetelcingo

0
Shares
Pinterest Google+

Por Leticia Villaseñor

Cuautla, Mor., 7 de septiembre.- “Señor Dorantes, le estoy hablando porqué nunca me dijo que iba a echar ahí a mi hijo, contésteme, no fue él solo, fueron 117 cuerpos más que usted echó ahí”, gritó María Hernández, madre de Oliver Wenceslao, cuyo cuerpo fue inhumado en las fosas de Tetelcingo, Cuautla,

Colgada del brazo derecho del exprocurador de Justicia del estado, Rodrigo Dorantes Salgado, María encaró al actual delegado de la PGR en Durango pero el servidor público enfiló rápidamente hacia la salida de la Fiscalía Regional Oriente, donde compareció por casi cinco horas por el caso de las fosas presuntamente irregulares. Dorantes aceleró su marcha jalado por uno de sus siete escoltas y nunca respondió a los cuestionamientos de la madre de familia.

“La situación legal de Dorantes Salgado se establecerá a raíz de lo que jurídicamente se obtenga de las respuestas que presentó a los cuestionamientos a los que fue enfrentado hoy por el agente del Ministerio Público”, afirmó la Fiscalía General del Estado en un comunicado.

La llegada del exprocurador a la Fiscalía Regional, con sede en Cuautla, se registró alrededor de las 9:30 horas para rendir su declaración, como testigo, en el caso de las fosas de Tetetelcingo, un camposanto que opera sin permisos y donde la Fiscalía inhumó 117 cuerpos en 2014, cuando Rodrigo era procurador general del estado.

A su salida el ahora delegado de la PGR sonrió y saludó a las cámaras pero no emitió ninguna declaración, entonces María aprovechó un descuido de los escoltas y comenzó sus reclamos.

Dorantes fue resguardado en otra oficina donde fue impedido el paso a la madre, otros familiares que la acompañaron y a los medios de comunicación.

Pero la persecución siguió sobre un callejón, donde se ubica la Fiscalía Regional, sobre el cual se encontraban varias camionetas estacionadas. La familia aún trató de darle alcance lo que fue imposible.

A su vez Alejandra Hernández, tía de Oliver, recriminó lo que consideró un acto de cobardía del exfuncionario estatal porque “no quiso responder a uno solo de los cuestionamientos de mi hermana, queremos que nos diga porqué si nos pidió que dejáramos el cuerpo de Oliver en el Semefo, nunca nos llamó para pedirnos que fuéramos por él”.

Asimismo acusó que el gobierno estatal sigue encubriendo las irregulares cometidas por los funcionarios implicados como el del exprocurador. También expuso que solicitó una fecha a la Fiscalía General para que den a conocer los perfiles genéticos hechos a los 117 cadáveres en mayo y junio pasados, cuando por orden de un juez la Fiscalía abrió las fosas y los cuerpos fueron inhumados en otro panteón en Cuautla.

“La respuesta fue que sólo han hecho 90 de los perfiles hasta el momento, yo no les pregunté eso, les pedí una fecha concreta. El gobernador Graco Ramírez no puede negar su responsabilidad en el caso, mi sobrino fue asesinado en 2013, inhumado ilegalmente en 2014 a pesar de que su cadáver fue plenamente identificado por mi hermana y los perfiles genéticos así lo confirmaron”, recordó.

Luego de la breve entrevista, los familiares irrumpieron en la oficina del fiscal regional Rafael Ávila López para reclamar el que no haya notificado a otro exfuncionario presuntamente implicado, Ricardo Flores, quien era director de Averiguaciones y Procedimientos, y quien acompañó  además a Dorantes Salgado esta mañana.

Aseguraron que a pesar de que lo solicitaron a la fiscalía de manera previa, permitieron que “se diera a la fuga. Ahora dónde lo van a notificar”, le gritó enfurecida la tía de Oliver.

Además del exprocurador también se encuentra sujeto a proceso Gerson Cervantes, quien se desempeñó como coordinador de Servicios Periciales de la zona Oriente, de la entonces Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE).

La causa penal JCC/853/2015 se encuentra suspendida temporalmente por un amparo que promovió el imputado.

Pérez Durón subrayó que también Ana Lilia Guerrero, exdirectora General de Servicios Periciales de la entonces PGJE, responsable de la inhumación en marzo de 2014, enfrenta un proceso penal dentro de la misma causa penal.

En los próximos días, dijo, se solicitará al Juez de Control con sede en Cuautla, señale día y hora para que tenga verificativo la audiencia de formulación de imputación, dijo el fiscal.

Previous post

Los Yáñez buscan confundir a la ciudadanía: Blanco Bravo

Next post

Homicidios en Jiutepec son tarea del Mando Único: Manuel Agüero