Home»Inicio»Es definitivo: falsificaron firma del Cuau en contrato millonario; Arroyo Cruz

Es definitivo: falsificaron firma del Cuau en contrato millonario; Arroyo Cruz

0
Shares
Pinterest Google+

Por Antonella Ladino

Cuernavaca, Mor., 12 de octubre.- El secretario del ayuntamiento, Guillermo Arroyo Cruz, aseguró que el primer dictamen pericial sobre la firma de Cuauhtémoc Blanco Bravo, plasmada en el contrato por el que se presume recibió la cantidad de 7millones de pesos para contender como candidato al PSD, arrojó que es falso.

Para ello, dijo, un experto en la materia tomó 43 muestras de la firma con puño y letra del edil Cuauhtémoc Blanco Bravo, y después hizo el análisis comparativo, científico y técnico contra la firma que calza el supuesto contrato.

En días pasados el Fiscal General del Estado, Javier Pérez Durón, afirmó que el primer dictamen pericial, considerado como una opinión técnica, determinó que la rúbrica registrada en el contrato millonario es verdadera pero ese dictamen fue impugnado por el ayuntamiento de Cuernavaca, debido a que no se tomaron muestras al edil. La Fiscalía atendió el requerimiento y, de acuerdo con Arroyo Cruz, una perito analizó un total de 43 parámetros y concluyó que la firma plasmada en el contrato original de prestación de servicios profesionales, es diferente al diseño de la firma auténtica que utiliza Blanco Bravo en sus actos oficiales.

Por lo tanto, dijo, no fueron plasmadas por la misma persona y se trata de una falsificación por imitación que no pertenece al mismo origen.  “La firma que calza el contrato que fue expuesto en un medio a nivel nacional y exhibido por Roberto Yáñez es falso y por lo tanto el contenido de ese documento es falso en su totalidad”, expresó el secretario del ayuntamiento.

Arroyo Cruz, añadió que los peritajes fueron realizados en la Fiscalía pero la toma de muestras por parte de la perito se hizo en las oficinas del ayuntamiento, donde el perito valoró determinados indicadores como presión muscular, velocidad, inclinación, enlaces, proporcionalidad, descargas de tinta, habilidad en la escritura, puntos de inicio para el ataque y los puntos finales para el remate de la firma, la tensión en cada línea y angulosidad para la escritura, entre otros y con ello concluyó que la firma no es del alcalde Cuauhtémoc Blanco.

 

Previous post

Legal que gobierno retenga ISR a la UAEM: juez federal

Next post

Cierre de locales en el primer cuadro refleja la inseguridad: Empresarios