Home»Inicio»Otra vez Aldesa. Falla en presupuesto y tiempos con la Siglo XXI

Otra vez Aldesa. Falla en presupuesto y tiempos con la Siglo XXI

0
Shares
Pinterest Google+

Por Justino Miranda

CUERNAVACA, Mor.- El consocio Aldesa también tiene a su cargo el tramo de la autopista Siglo XXI, correspondiente a Morelos, y al igual que en los 14 kilómetros del Paso Exprés falló en su presupuesto financiero porque de los mil 900 millones de pesos proyectados para construir 61.8 kilómetros la obra tendrá una inversión de 3 mil millones de pesos.

Para la edificación de 14.5 kilómetros en el Paso Exprés Cuernavaca la SCT anunció un gasto de mil 45 millones 857 mil 952 pesos pero al final la cifra se duplicó a 2 mil 213 millones de pesos debido a trabajos no considerados en el plan.

Aldesa, con oficinas centrales en España, construye la Siglo XXI desde marzo de 2014 junto con las empresas mexicanas Pinfra y GBM, pero su fama en la zona sur del estado es la de un demoledor de zonas arqueológicas porque en junio de 2015 los trabajos de la autopista se detuvieron por unos días por el descubrimiento de vestigios arqueológicos en un campo del municipio de Tlaltizapan.

Pero a la maquinaria pesada de Aldesa le bastaron 20 minutos para arrasar una superficie superior a los 800 metros cuadrados del sitio prehispánico, luego que el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) determinó que los vestigios no eran parte del patrimonio de la nación y tampoco del estado de Morelos.

La jefa del departamento de trámites y servicios legales del INAH en Morelos, Alma Rosa Cienfuegos Domínguez, declaró que se trataba de fragmentos de un caserío prehispánico de la civilización teotihuacana que databa de entre 200 y 300 años D.C.

 

Precisó que ese tramo fue intervenido ocho o diez años antes, en donde se hicieron trabajos con maquinaria pesada, dejando al descubierto estos vestigios arqueológicos que debido al tiempo, las lluvias y el aire, tuvieron un grave deterioro, por lo que debido a su estado determinaron que sería inviable e irresponsable que estos vestigios se conservaran y que se protegieran para convertirse en una zona arqueológica.

En este proyecto, al igual que en el Paso Exprés, Aldesa también incumplió con la fecha de entrega de la obra porque, de acuerdo con el anuncio oficial del secretario de Comunicaciones y Transportes (SCT), Gerardo Ruiz Esparza, en marzo de 2014, la autopista sería terminada en dos años, es decir en marzo de 2016, y posteriormente se haría una concesión a 30 años.

Pero Alejandro Fernández, presidente de Aldesa, precisó a la prensa que el plazo correrá a partir de obtener todos los derechos de vía, lo cual previó para mayo de ese año, porque hasta ese momento sólo se habían conseguido en 23 de los 61.8 kilómetros de la obra.

En diciembre de 2016 el director de la concesionaria, Mario Sugawara, declaró a la prensa que la autopista estaría terminada a mediados del 2017, y el plazo ya venció.

En marzo el entonces Secretario de Movilidad y Transporte, Jorge Messeguer, recorrió la zona y afirmó que “entre julio y agosto quedará lista la autopista Siglo XXI, al registrar un avance del 75 por ciento”, lo cual tampoco sucedió.

El plan oficial indica que la siglo XXI conectará al Golfo de México con el Océano Pacífico, al interconectar a la Autopista Atlixco-Jantetelco con la Autopista del Sol que va a Guerrero, hacia el puerto de Acapulco.

Zona devastada

El banderazo de inicio de la obra en Tepalcingo, oriente del estado, cautivó a los asistentes. Corría marzo de 2014 cuando se anunció que la autopista unirá los puertos de Veracruz y Acapulco, en siete horas sin pasar por la Ciudad de México.

El secretario de la SCT, Gerardo Ruiz, prometió una autopista “totalmente tecnificada, de última generación”, con cámaras en todos su tramos y fibra óptica para lograr que Morelos sea el primero en lograr la conectividad total a internet de todas las instancias públicas, como escuelas, clínicas y oficinas de gobierno”.

Nada se dijo de los posibles hallazgos de vestigios arqueológicos.

En junio de 2015 la maquinaria de Aldesa llegó a los campos ejidales de Los Dormidos, municipio de Tlaltizapan, y se encontró con una zona arqueológica, lo que provocó la defensa de un grupo de vecinos y la petición para el cambio del trazo, así como la intervención del INAH.

Edgar David Gálvez Castillo, vocero de la comisión de vecinos formada para resguardar el área, dijo que día y noche montaron guardia para evitar la destrucción de la zona prehispánica pero el 20 de julio Aldesa arrasó con todo.

20 días antes la exalcaldesa María Cruz Bastida Muñoz aseguró que en opinión de los especialistas del INAH no se trataba de un descubrimiento importante que pudiera modificar el trazo de la vía de comunicación.

“Dicen que si hubiera una pirámide serían los primeros en frenar los trabajos de la autopista y cambiar el trazo para preservar esa pirámide”, dijo.

Los vestigios se localizaron entre los  kilómetros 18 y 19 del trazo de la autopista sobre el ejido de Tlaltizapán, a cuatro kilómetros de distancia aproximadamente de la cabecera municipal. En el lugar se encontraron ollas, vasijas, cimientos de un posible conjunto habitacional, cerca de las siembras que realizaban los antepasados.

José Eduardo García, Director de Turismo en Tlaltizapan, dijo que conforme con historiadores del INAH los restos correspondían a un salvamento del año 1550 dC; es algo único y es raro encontrarlo”.

“Es una unidad habitacional, los cuartitos realmente son muy pequeños, eso es lo que nos dijeron. (Los antropólogos) no se atrevieron a decir de qué cultura porque actuarían de manera irresponsables”, dijo la alcaldesa.

En julio de 2015 Mario Córdova, arqueólogo del INAH responsable de los trabajos de exploración en los vestigios arqueológicos, afirmó que desde el municipio de Ayala hasta Tlaltizapan (de oriente al sur de Morelos) han descubierto restos arqueológicos, los cuales, infirió, han sido arrasados para continuar con los trabajos de la carretera.

“Todo Tlaltizapán debe ser desalojado porque en todo el municipio hay vestigios… a lo largo del trazo se han encontrado entre 20 ó 25 zonas como la de La Mezquitera y sólo aquí se han opuesto”, dijo.

Si no cumple no hay inauguración: Graco

En julio pasado el gobernador Graco Ramírez afrimó que no permitirá la inauguración de la autopista si Aldesa incumple con las obras comprometidas con los campesinos propietarios de las tierras por donde pasa la vía.

A los ejidatarios de la zona dijo que remitió un oficio a la empresa Concesionaria de Autopista de Morelos, S.A. de C.V., compuesta por Pinfra, GBM y Aldesa, para pedirle cumplimiento de las obras. “Les hemos dicho que no vamos a inaugurar la Siglo XXI sino se cumple con todo esto”, apuntó.

Graco Ramírez dijo que así cumple el compromiso que asumió con los comisariados ejidales y presidentes de Bienes Comunales de 36 poblaciones, de los municipios de Jonacatepec, Jantetelco, Zacualpan de Amilpas, Axochiapan, Temoac y Tepalcingo, el pasado viernes.

Agregó que remitió a la Concesionaria de la Autopista Siglo XXI todos los planteamientos que los comisariados Ejidales y presidentes de Bienes Comunales sobre las obras que no han sido terminadas, y que forma parte de los acuerdos con la empresa.

El gobernador Graco Ramírez adelantó que se realizará una reunión con la

Concesionaria para liquidar todas las obras pendientes; y convocó a todos los Comisariados Ejidales y presidentes de Bienes Comunales a participar en este encuentro.

También estarán presentes los secretarios de Gobierno, Matías Quiroz Medina, y de Desarrollo Agropecuario, Roberto Ruiz Silva, así como Rigoberto Vázquez Morales como director general del Organismo Operador de Carreteras de Cuota.

Una semana antes los dirigentes campesinos pidieron la intervención del gobernador Graco Ramírez, para exigirle a la concesionaria de la Autopista Siglo XXI la terminación de caminos de saca para acceder a sus tierras de cultivo, puentes y pasos vehiculares, el entubamiento de canales de riego y redes de drenaje que cruzan la vía, entre otras obras.

Previous post

Llevan cuerpo de Rius a México

Next post

Muere Rius, el maestro de las realidades