Home»Inicio»Donald Trump no es un hombre hecho así mismo, es un niño de papá

Donald Trump no es un hombre hecho así mismo, es un niño de papá

0
Shares
Pinterest Google+

Por playground.net

Donald Trump siempre ha hecho alarde de haber construido desde abajo su propio imperio. Fue una de las principales bazas que usó para llegar a la presidencia de EEUU: un hombre del pueblo, alejado de las élites económicas y políticas, que había llegado a lo más alto por su determinación y carácter. Pero la imagen de hombre hecho a sí mismo se tambalea como una enorme gelatina: una investigación publicada por The New York Times revela que Trump hizo su fortuna con 413 millones de dólares que recibió de su padre sobre los que no pagó impuestos.

En total, Fred C. Trump dejó en vida a sus hijos (Donald y sus dos hermanos) alrededor de 1.000 millones de los cuales 550 los tenía que pagar en impuestos. Gracias a a una serie de maniobras fiscales, el progenitor de los Trump apenas pagó 52 millones a la hacienda estadounidense, solo un 5% de lo que le exigía la ley, que fija el porcentaje de impuestos a las herencias en el 55%.

De aquellos 1.000 millones, 413 fueron para Donald. Estos los recibió de forma periódica y también extraordinaria, en momentos puntuales. Según el periódico neoyorquino, el actual presidente recibía en su cuenta, desde los 3 años de edad, 200.000 dólares anuales depositados por su padre. Con apenas 8 años, Donald ya era millonario. Para cuando tenía 40 recibía anualmente de su progenitor 5 millones de dólares, además de ayudas cada vez que emprendía un nuevo proyecto. Por ejemplo, su padre le dio 60 millones de préstamo para lanzarse al mercado inmobiliario en los años 70, hecho que contradice la versión del magnate, que siempre ha defendido que su padre apenas le prestó un millón que luego devolvió. Donald nunca devolvió los 60 millones a su padre.

En otro momento, en la década de los 80, cuando los negocios del juego de su hijo en Atlantic City pasaban un mal momento, Fred no dudó en echarle de nuevo una mano con 3,5 millones en concepto de fichas de sus casinos. En 1987, Trump debía a su padre 11 millones. Para evitar que su hijo pagase impuestos en concepto de donación, Fred invirtió el dinero a través de la compra de edificios del imperio de su hijo para luego vendérselos al precio irrisorio de 10.000 dólares, de tal forma que, legalmente, solo se trataba de un negocio fraudulento en el cual el dinero siempre se quedaba en los Trump. Entre 1989 y 1992, cuatro entidades de Fred Trump pagaron a su hijo 8,3 millones de dólares para sostener otros negocios. También Trump usó como garantía para obtener crédito de los bancos las acciones que su padre le había cedido.

En total, el padre de Trump le hizo llegar dinero a través de 295 fuentes distintas de ingresos a lo largo de su vida.

Previous post

Hallan posible planeta enano más allá Plutón

Next post

Queda en silla de ruedas y pierde a su bebé por culpa de un tatuaje