Home»Inicio»La nueva caravana de inmigrantes que desquicia a Trump

La nueva caravana de inmigrantes que desquicia a Trump

0
Shares
Pinterest Google+

Por playgroundmag.net

Las caravanas de inmigrantes centroamericanos han sido un fenómeno regular en los últimos años. Estas se organizaban de forma más o menos improvisada. Se iban diluyendo durante el viaje entre países y quienes llegaban a los EEUU se les ponía en proceso de deportación, se les vetaba la entrada en el país o se les reconocía como refugiados.

No tenían mucha trascendencia mediática a nivel internacional… hasta que Donald Trump llegó al poder.

Desde entonces ha convertido estas marchas llenas de desesperación por encontrar un lugar donde prosperar en un espectáculo donde explotar sus ideas xenófobas e intentar poner en relieve que algo falla en la política migratoria estadounidense.

Actualmente hay una caravana en marcha de unas 2.000 personas, la mayoría mujeres y niños, que salieron de San Pedro Sula -Honduras- el pasado 12 de octubre. Algunos van a pie y otros en vehículos, el lunes cruzaron hacia Esquipulas, -Guatemala-, después de pasar por dos puntos de revisión policiales. Todos ellos huyen de San Pedro Sula por la pobreza extrema, la violencia de las mafias y la droga.

Aún no han llegado a México, de hecho están a 1500 kms de Texas, pero el vicepresidente de los EEUU, Mike Pence, ya ha advertido que no tolerarán “este descarado desprecio a nuestras fronteras y a nuestra soberanía”. Su comentario solo fue un apoyo a las amenzas de Trump: ya ha advertido a Honduras que debe detener la marcha, de lo contrario retirará las ayudas económicas que recibe de Washington -unos 175 millones de dólares entre 2016 y 2017-.

“Estados Unidos le ha informado claramente al presidente de Honduras que si la caravana de personas que va hacia EEUU no es detenida y regresada a Honduras ya no habrá dinero ni ayuda”, tuiteó Trump.

A raíz de los tuits de Trump, las autoridades guatemaltecas detuvieron a Bartolo Fuentes, antiguo legislador hondureño y líder de la última marcha. Desde México también aseguran que intentarán detenerla, algo que ya hicieron el pasado mes de abril, cuando redujeron una marcha de más de 1.000 personas a 300 que lograron entrar en EEUU.

“Lo que estamos viendo día a día es una bien conocida y publicitada táctica de aprovechar los agujeros legales en la práctica de detener y liberar”, explicó una portavoz del Departamento de Estado de los EEUU, refiriéndose a los inmigrantes detenidos al cruzar y a los que se deja en libertad a la espera de la resolución de sus casos.

Para acabar con esa práctica, Trump decidió separar a los niños de sus padres la primavera pasada porque no podía encarcelar a los menores de edad. Quizá creía que con esa crueldad iban a desaparecer las marchas, pero no le ha servido de nada.

Previous post

CFE y Sapac rompen convenio y sigue desabasto de agua

Next post

¿Tom Hanks presidente de EEUU?