Home»Inicio»An Xiao Mina: “Los memes son un lenguaje, y el lenguaje es sinónimo de poder”

An Xiao Mina: “Los memes son un lenguaje, y el lenguaje es sinónimo de poder”

0
Shares
Pinterest Google+

Por playgroundmag.net

Ola ke ase? Sta leyendo o k ase?

Si tu cerebro acaba de generar la imagen de una llama, An Xiao Mina propone ir un paso más allá: ¿Y si esa llama hubiera conocido a la llama grass-mud-horse en China? ¿Son los memes de gatos una fiebre global o unas décimas locales, teniendo en cuenta la devoción del noroeste con las cabras? Y, sobre todo, ¿para qué sirve un meme? “Lo interesante”, responde Xiao Mina, “es cómo la gente se ha servido de los memes para iniciar conversaciones sobre política y asuntos sociales”.

An Xiao Mina, hoy en Barcelona por su participación en el Festival Influencers, es una tecnóloga y periodista especializada en cultura digital. Autora del ensayo Meme to movements, investiga sobre el uso y el impacto de los memes en los movimientos sociales. “En los últimos años hemos comprendido lo increíblemente poderosas que pueden llegar a ser estas imágenes, sobre todo cuando las leemos como parte de un paisaje mayor”.

“Porque un meme no es sólo una imagen”, añade Xiao Mina, “sino cómo la gente comparte dicha imagen”.

 

“Estamos acostumbrados a recibir estos memes como si fueran artefactos inocuos, pero la interacción de la que son capaces está ayudando a ciertos movimientos políticos a construir su identidad, su narrativa”. Piensa en Pepe the Frog siendo utilizado de acicate por la alt-right. Piensa en la imaginería visual alrededor de la Womens March, del Black Lives Matter. “Las manos alzadas con el lema ‘no dispares’ se convirtió en el símbolo más reconocible del Black Lives Matter”.

Con una mirada nada yanki-centrada, An Xiao Mina también localiza potencial gráfico-subversivo en territorios como México.

“Pienso en Ayotzinapa 43”, dice la investigadora, sobre la desaparición de estudiantes mexicanos en 2014, “y en cómo los memes sirvieron como elemento de denuncia. Hubo una iniciativa llamada Ilustradores con Ayotzinapa, donde una comunidad de dibujantes realizó retratos de las chicas y los chicos desaparecidos, para compartirlos online más tarde a través de plataformas como Tumblr o Instagram”.

Desde The Civic Beat, un colectivo de investigación 2.0, An Xiao Mina está trabajando con el Museum of the Moving Image de Nueva York en un mapa dónde localizar qué meme de animal es el más utilizado en un territorio concreto. “Tenemos la percepción de que los gatos dominan Internet, pero si nos fijamos en países como Brasil, Kenia, Bangladesh o Marruecos, los más populares son los protagonizados por cabras”.

Si los memes son una puesta el día de las tácticas comunicativas de la contracultura —An Xiao Mina localiza su precedente en los dedos en forma de uve y el sobreuso de pétalos por parte del flower power sixties—, por fuerza tenía que haber una reacción contra la contra. “Mis estudios más recientes se centran en cómo los poderes del estado están coptando los memes y la cultura-del-yo para su propio beneficio y supervivencia”.

El reality-show de Vladímir Putin. Los selfies de Kim Jong Un en Singapur. El videojuego de Jair Bolsonaro. “El poder está poniendo el lenguaje del entretenimiento a su servicio”, alerta An. “Mientras pensemos en las técnicas comunicativas de alguien como Kim Kardashian como si fuesen algo estúpido o vacío de significado, no seremos capaces de darnos cuenta de cómo los estados las están adoptando para resultar todavía más ubicuos”.

“Yo no sé si Kanye West llegará a ser presidente de los Estados Unidos, pero definitivamente está teniendo reuniones en la Casa Blanca o en Uganda. Puedes reírte de todo ello pero, haciendo eso, obvias el tremendo poder mediático y la enorme influencia que están teniendo Kanye y Kim”, apunta la periodista. “Para mí, son un recordatorio de cómo el poder gubernamental siempre busca la forma más efectiva de tener una influencia directa en los ciudadanos y, en definitiva, postergarse”.

“Los memes son un lenguaje, y el lenguaje es sinónimo de poder”, concluye An Xiao Mina. “El arte siempre se ha usado para imaginar cómo queremos que sea el futuro, cómo queremos proyectarnos en el futuro. Sirve para imaginar otro tipo de sistemas, otro tipo de valores. Los movimientos están reimaginando el mundo a través de los memes; están prefigurando el mundo que les gustaría ver”, termina. “Prefigurar el futuro es útil, porque te ayuda a descubrir aquello por lo que luchas”.

Previous post

Retirarán subsidio a gasolina Premium por primera vez en el año

Next post

En Indonesia están empezando a cambiar botellas de plástico por billetes de bus