Home»Inicio»Por primera vez en 6 años, un gobernador pisa Amacuzac: edil

Por primera vez en 6 años, un gobernador pisa Amacuzac: edil

0
Shares
Pinterest Google+

Por Leticia Villaseñor

Foto: Redes Sociales

Amacuzac, Mor., 21 de noviembre.- El son del chinelo resonó en la tierra del líder criminal Santiago Mazarí “El Carrete”, a modo de bienvenida. Acompañando el tradicional sonido morelense, un grupo de chinelos puso el ritmo que recibió, por primera vez en seis años, a un gobernador.
El ambiente era tenso entre las 200 personas que se congregaron en la explanada de la reconstruida alcaldía de Amacuzac, esa que mandó tirar Alfonso Miranda cuando concluyó su periodo como alcalde, en 2012.
Cuauhtémoc Blanco llegó entre la algarabía de los pobladores, quienes en su mayoría portaron pancartas en demanda de la liberación de Alfonso Miranda, preso desde mayo pasado por secuestro en un penal federal, y que pese a ello volvió a ganar la presidencia municipal.
El personal de seguridad del gabinete del Ejecutivo estatal se comunicaba insistentemente por el circuito cerrado, cambiaron la frecuencia del canal de comunicación y detectaron al menos a media docena de hombres “sospechosos”, del tipo que trabaja para la delincuencia organizada como “halcón”.
El alcalde Millán Hernández reconoció al Cuauh el visitar una de las regiones más inseguras de la entidad. Aprovechó el espacio para pedir que se restituya la seguridad en la zona, donde opera el líder de la cédula criminal de “Los Rojos” desde al menos una década atrás y que ha colocado al municipio como una zona de alto riesgo por los delitos de alto impacto.
El alcalde también pidió al gobernador su intervención para la liberación de Alfonso Miranda, presunto preso político por la anterior administración gubernamental.
El Cuauh instruyó a su secretario de Gobierno Pablo Ojeda, para que encabece una comisión y revise el tema.
Acto seguido todo el gabinete se fue a toda prisa del lugar para visitar el municipio aledaño de Puente de Ixtla.
Ahí la alcaldesa Dulce Medina fue abucheada por el respetable, que lanzo rechiflas y hasta le reclamó el importe de una cirugía estética.
El Cuauh trató de conciliar entre la población y la autoridad municipal, por lo que adujo que “ya lo pasado, pasado”, pero al momento de advertir que los exfuncionarios que traicionaron la confianza del pueblo serían castigados “alborotó de nuevo al gallinero”.
Blanco Bravo repitió el discurso dado en Amacuzac, en el que hizo mención de nuevos proyectos económicos, y su evento terminó como tantos otros, entre besos, abrazos y selfies de los asistentes.

Previous post

Escapa de albergue del DIF y no avisan a sus padres

Next post

Inicia XV Campeonato Nacional Multideportivo de parálisis cerebral