Home»Inicio»Roban tablets y smarphones en concierto de Julieta Venegas

Roban tablets y smarphones en concierto de Julieta Venegas

0
Shares
Pinterest Google+

Por Oswald Alonso

CUERNAVACA, Mor.- Jóvenes que acudieron al concierto de Julieta Venegas denunciaron haber sido robadas por personal del gobierno del estado que con el argumento de ayudarles a tomar fotos de la cantante les robo dispositivos móviles.

Entre las víctimas se encuentra una ciudadana colombiana quien al negarse a dar su nombre, lamentó que sino el gobierno del estado no tiene las condiciones de seguridad no debe organizar un concierto.

Dos jóvenes mujeres acudieron a la ofrenda de las víctimas de la violencia en localizada a la entrada de la sede del Poder Ejecutivo para denunciar los hechos y pedir la intervención de las autoridades pues se trató de un robo perpetrado por personas del gobierno.

Fabiola Alejandra, narró  que, ayer mientras disfrutaban del concierto organizado por el gobierno del estado en el zócalo del Cuernavaca, un hombre con identificaciones de organizadores del concierto se ofreció a ayudarles a tomar fotos más cercanas con sus dispositivos móviles.

“Nos decía, se las voy a tomar más cerca para que se las firme (Julieta Venegas). Varios chicos les dieron sus móviles, lo perdimos y jamás regreso con nuestras cosas.

“Le quito sus cosas a 9 personas. Una señora lo vio entrar a Palacio, pidió ayuda a seguridad del edificio, lo detuvieron y  lo  sacaron para interrogarlo pero lo soltaron porque dijo que no llevaba los aparatos”, explicó la víctima.

La extranjera colombiana  también aseguró que el ladrón era parte de la estructura de organización del concierto pues se encontraba del lado de los organizadores y entablaba conversación con los de seguridad y de la Secretaria de Cultura.

“La Secretaria de Cultura debe hacerse responsable del robo…hay cámaras que pueden identificarlo”, dijo.

Las dos mujeres anunciaron que presentaran cargos  para que las autoridades identifiquen al responsable y no vuelva a robar a los que asisten a los conciertos.

Previous post

La «mala suerte» del Noroeste… y los sinaloenses

Next post

Adoradores de fuego‏