Home»Inicio»#Opinión – Un país feminicida

#Opinión – Un país feminicida

2
Shares
Pinterest Google+

Por Uzziel Becerra

Ingrid Escamilla fue brutalmente asesinada, mutilada y desollada por su pareja, Erick Francisco “N”, ingeniero civil de 46 años, que confesó el delito al momento de su detención. En nuestro país asesinan a 10 mujeres cada día, quedando en impunidad la mayoría de los casos, sin embargo, las autoridades han minimizado la importancia que tiene el reconocimiento de los feminicidios como un tema urgente de resolver, acusando de manipulación de la información y de las cifras a los medios de comunicación y evitando hablar del tema, en perjuicio de las víctimas y de los colectivos que buscan visibilizar el problema. En el fondo del conflicto se encuentra la violencia de género, impulsada por un sistema patriarcal y la resistencia de las autoridades para visibilizar el tema y para asumir su responsabilidad.

Los hechos ocurrieron en la Alcaldía Gustavo A. Madero de la Ciudad de México. Ingrid Escamilla, originaria de Puebla, quien era licenciada en Administración de Empresas y con Maestría en Administración, fue la víctima del feminicidio que estremeció a los ciudadanos y a la opinión pública por el alto nivel de violencia ejercida sobre su cuerpo. Familiares de la víctima, al reclamar el cuerpo ante la Fiscalía, manifestaron que Ingrid sufría constantemente de violencia intrafamiliar por su pareja. Las agresiones y la violencia que sufría la víctima tienen antecedente en 2019, cuando Ingrid interpuso una denuncia por violencia  ante la Procuraduría Capitalina contra Erick Francisco “N”, misma que fue archivada porque la víctima decidió no continuar con el procedimiento.

De acuerdo con información de Milenio, Erick Fransico “N” ha tenido al menos dos denuncias de violencia intrafamiliar, promovidas durante juicios familiares en el Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México por dos de sus ex parejas. Hoy, el imputado se encuentra en el Centro Varonil de Rehabilitación Psicosocial, debido a que su defensa argumentó el riesgo de que busque suicidarse.

Al momento de la detención, Erick Francisco “N” confesó ante elementos de la policía que lo interrogaron haber matado a su pareja, mencionado que mutiló el cuerpo para que nadie se diera cuenta, por vergüenza y miedo. Sin embargo, aunque el victimario confesó ante el video filtrado en redes sociales y medios de comunicación, la Fiscalía no pudo utilizarlo al momento de llevar a cabo la formulación de imputación, puesto que todo interrogatorio que no guarde las formalidades del procedimiento es inadmisible como prueba en el juicio. Finalmente, Erick francisco “N” fue vinculado a proceso por un Juez  de Control del Reclusorio Oriente por el delito de feminicidio, imponiéndosele como medida cautelar la prisión preventiva oficiosa, y otorgando a la Fiscalía General de Justicia capitalina un plazo de 3 meses para el cierre de la investigación complementaria.

Otro asunto lamentable tiene que ver con la filtración de las fotografías de los hechos, así como de la víctima, todas al interior del inmueble donde fue perpetrado el feminicidio. Al respecto, la subprocuradora de Atención a Víctimas del Delito y Servicios a la Comunidad, Nelly Montealegre, informó que  realizarán las investigaciones correspondientes para determinar quién estuvo involucrado en la filtración de las imágenes sobre el caso y poder fincar responsabilidades y sanciones, puesto que hasta ahora se vincula a 6 funcionarios entre elementos de la policía capitalina pertenecientes a la Secretaría de Seguridad Ciudadana de la ciudad, quienes realizaron la puesta a disposición del inculpado, y peritos de la propia Fiscalía, quienes acudieron al lugar de los hechos.

Respecta nuestro país, de acuerdo con la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) México es el segundo país con más feminicidios en América Latina. La información de INEGI arroja que el 43% de las mujeres han enfrentado agresiones del marido o pareja actual. Tan solo en 2018 se registraron 3 mil 752 homicidios de mujeres, lo que significó en promedio que fallecieron 10 mujeres diariamente a lo largo del territorio nacional.

El Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio ha arrojado datos como que solo el 25% de los casos de feminicidio son investigados como tales, mientras que la mayoría son reclasificados como homicidios dolosos, en los cuales no se conoce al victimario.  Asimismo, los agresores de las víctimas son en su mayoría personas cercanas al vínculo familiar de la víctima, parejas sentimentales, novios, concubinos y maridos. Las entidades con mayor número de feminicidios registrados son Veracruz, Estado de México, Nuevo León, Puebla y Ciudad de México.

Por su parte, el colectivo feminista Restauradoras con Glitter señaló para Vanguardia que el caso de Ingrid se suma a los más de 6 mil casos registrados y contabilizados por diversas instituciones civiles y gubernamentales en los últimos dos años a la fecha.

Aunado al terrible hecho, las autoridades públicas, contrario a las expectativas de la ciudadanía, se han dedicado a minimizar la problemática. Durante la conferencia mañanera del 10 de febrero, López Obrador se mostró disgustado con la confrontación de la prensa por el trato de la agenda sobre feminicidios, acusando a la prensa de manipular la información y hacer un “cerco informativo” para maquillar la verdad.

Y es que el Fiscal General de la República, Alejandro Gertz Manero, se pronunció a favor de modificar o bien eliminar tipo penal de feminicidio en un foro realizado en el Senado de la República a invitación del grupo parlamentario de Morena, basando su argumento en que el feminicidio como tipo penal tiene muchos elementos que lo vuelve complejo para el efecto de judicializarse y no ser reclasificado con otros delitos, así como proponer hacer más sencillo el tipo penal.

El Código Penal Federal señala que comete el delito de feminicidio quien prive de la vida a una mujer por razones de género, considerando que existen razones de género cuando concurran: I. la presentación de signos de violencia sexual, II. lesiones o mutilaciones previas o posteriores a la privación de la vida, III. Violencia familiar, laboral o escolar, IV. una relación sentimental, afectiva o de confianza entre víctima y victimario, V. amenazas relacionadas con el hecho, VI. que la víctima haya sido incomunicada previo a la privación de la vida, y VII. que el cuerpo de la víctima sea expuesto o exhibido en público. Y a quien cometa el delito de feminicidio se le podrían imponer de 40 a 60 años de prisión. En realidad el tipo penal es amplio en los supuestos en que se presenta, el problema de fondo es la impunidad y la incapacidad de los ministerios públicos para judicializar las carpetas de investigación, la cadena de custodia de las pruebas, entre muchos otros.

Tras la comparecencia de Gertz Manero ante los medios en la mañanera, en la que se dedicó a contestar las preguntas de los periodistas, señaló que el feminicidio  tuvo un crecimiento desmesurado en el fuero común, es decir, perseguido y sancionado por las autoridades de cada entidad federativa. Mientras el homicidio ha crecido en los últimos años alrededor del 35%, el feminicidio ha incrementado en un 137%. Hasta ese momento hubo reconocimiento del problema.

Al concluir con las preguntas y respuestas, tomó la palabra el presidente López Obrador, iniciando con una lamentable oración: “Miren, no quiero que el tema sea nadamás lo del feminicidio, ya está muy claro, se ha manipulado mucho sobre este asunto”. Manifestó que ”…si vengo a decirles que recibimos 2 mil millones para la gente que lo necesita y me van a voltear el sentido de esta conferencia, pues sí, no me gusta eso”. Y ante la insistencia de los periodistas sobre el tema de los feminicidios, Obrador esquivó el tema al solicitar la foto de la entrega del cheque por el Fiscal General al Instituto para Devolverle al Pueblo lo Robado. Sin duda, una actitud deplorable del Presidente de la República.

La insensibilidad el presidente había quedado manifiesta al negarse a recibir a las víctimas de la violencia y desapariciones. Ahora vuelve a quedar evidencia de la falta de sensatez del presidente, al priorizar el asunto de  la rifa del avión (que dicho sea de paso, el tema no merece ser tratado con exhaustividad por ser un claro distractor social, una farsa y una burla para los ciudadanos informados) y del cheque entregado desde la Fiscalía General de la República por sobre la discusión de una problemática urgente y compleja. De todo ello, el problema de fondo es que la autoridad promueve que no se visibilice la última y más elevada manifestación de la violencia de género, que es el asesinato de una mujer en virtud de su propio género, es decir el feminicidio.

Asimismo, debemos recordar que el fondo del asunto es originado por una violencia estructural-patriarcal, construida por una cultura de dominación machista, recreada por las instituciones del Estado y por la manifestación de los servidores públicos hasta fechas recientes, en las que existen algunos esfuerzos por promover entre los funcionarios de perspectiva de género en su formación y capacitación laboral. Pocos resultados se observan en esa política pública, pero el esfuerzo debe aplaudirse en los casos donde se realice.

Cuando nuestras autoridades políticas y servidores públicos minimizan y buscan invisibilizar el grave problema de la violencia de género y de los feminicidios; cuando es más importante para el representante del Estado Mexicano la “rifa de un avión” por sobre las miles de vidas de mujeres víctimas de este delito, se actualiza la importancia que tienen los colectivos feministas en la lucha contra el sistema patriarcal, poniendo en la agenda pública la erradicación de todas las formas de violencia de género. Al final, la lucha contra la violencia de género es una lucha por la protección de la vida de las mujeres y de las personas en situación vulnerable, una lucha que los ciudadanos debemos asumir como propia, sobre todo en tiempos donde la autoridad se empeña en olvidarla.

 

*Consejero Universitario de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales en la UAEM. Secretario de Asuntos Políticos en el Colegio Nacional de Ciencias Políticas y Administración Pública A.C.

Previous post

Firma Cepcm convenio de colaboración con Amdroc, delegación Morelos

Next post

Somos un gobierno de alta exigencia y de resultados, afirma Cuauhtémoc Blanco en Primer Informe