Home»Inicio»“No acordamos matarlos”: Diana: testigo del caso Chao

“No acordamos matarlos”: Diana: testigo del caso Chao

0
Shares
Pinterest Google+
Por Oswald Alonso
CUERNAVACA, Mor.12 de mayo.- Un juez de Control decidió vincular a proceso a dos de los tres detenidos por el homicidio del catedrático de la UAEM, Alejandro Chao y su esposa  Sara Rebolledo, ocurrido el domingo cuatro de mayo, al encontrar indicios de su participaron en el crimen.
Durante la audiencia de vinculación, la Fiscalía General presentó ante el juez de Control  y Juicio Oral la declaración por escrito de una testigo quien también es familiar de los imputados, y que reveló el plan para robar la casa del matrimonio Chao.
Diana Guadalupe “N” es la testigo. La fiscalía asegura que Juan Carlos y Mario Antonio, junto con su prima Diana, planearon el robo, para ello la mujer proporcionó las llaves de la casa para entrar, sin embargo, también estableció la fiscalía que ella no participó y voluntariamente declaró a pesar de ser menor de edad.
La declaración presentada, y validada por el juez, a pesar de que la defensa la impugnó, establece que la mujer estuvo cuando su hermano (Mario Antonio) y primos (los hermanos Juan Carlos y Arturo) planearon el robo, aunque en algún momento, asegura que se arrepintieron por miedo pero decidieron seguir con el plan.
“No acordamos matarlos”
 
“El domingo cuatro de mayo, nos encontrábamos todos afuera de mi domicilio (3 de mayo) y siendo las dos de la tarde mi hermano ya no quería venir diciendo que tenía miedo, Carlos le dijo que no tuviera miedo que no iba a pasar nada pues todo estaba bien planeado.
“Así estuvieron hasta que a las 3:30 de la tarde, mi hermano dijo que sí, por lo que se bañaron, se cambiaron y siendo como a las 5:00 de la tarde  se fueron  rumbo a la casa de los señores Alejandro y Sara, ya no supe nada de ellos.
“Hasta las 8:40 de la noche aproximadamente, llegó mi primo Carlos, le pregunté por mi hermano Mario, me contestó en forma de broma que no sabía, que los habían encontrado y que cada quien había tomado por su lado”.
Según el ministerio público, la testigo, quien laboraba como trabajadora doméstica en la casa del catedrático, más adelante supo de voz de sus primos y hermano lo que habían hecho: “Nos quedamos callados, se sentó en un bote de pintura a la entrada de la casa, me agaché, al levantar mi cabeza me señaló sus tenis de color blanco, marca converse, observé que estaban manchados de sangre y le pregunté ¿qué pasó? Me contestó, ¡los matamos!
“Yo me sorprendí, le digo, no quedamos en matarlos, me contestó, es que nos encontraron adentro de la casa ya que ellos venían llegando y estaban metiendo la camioneta, nos escondimos a la altura de la puerta de vivero y la señora nos vio.
“Entonces tomé un palo y así como venía la señora salimos corriendo y le di un palazo de frente sin decirme en qué parte del cuerpo y que esto sucedió afuera de la puerta del despacho del señor Alejandro, vio a un lado de la puesta unas piedras y que con esas le había dado en la cabeza a la señora Sara. Mario había salido corriendo atrás de él hacia el lugar donde se encontraba el señor Alejandro en las escaleras del garaje”.
La testigo Diana Guadalupe, también escuchó la versión de su hermano Mario y su primo Arturo: “les pregunté ¿qué había pasado? Mario me dijo los matamos, les pregunté ¿por que lo habían hecho?, respondió lo mismo, que los habían encontrado adentro y que no se podían quedar así.
“Me dijo que  Mario lo había golpeado con el puño en cara y cuerpo hasta que se cayó, lo pateó en el cuerpo y lo picó a la altura de la oreja derecha con un desarmador, que había dejado en el lugar. Arturo se quedó en la puerta vigilando, él no participó en la muerte de los señores.
“Carlos me dijo que una vez que mataron a los señores, se metieron él y Mario a la casa principal, sacaron una toalla para limpiar la sangre, que se metieron al despacho a buscar una toalla pero se escuchó una alarma, pero no dentro de la casa, por lo que decidieron salirse de la casa”.  Antes, habrían sacado de la cartera de la víctima tres mil pesos.
La declaración de la mujer fue suficiente para que el juez de control  decretara la vinculación a  proceso. El juez, también dio tres meses de plazo para que el ministerio público para concluir  la investigación.
Previous post

Hipertensión ataca a tercera parte de la población

Next post

La tortura en México, a la orden del día: AI