Home»Inicio»Asesinan a otro abogado, ahora en Cuautla

Asesinan a otro abogado, ahora en Cuautla

0
Shares
Pinterest Google+

Por la Redacción

Cuautla, Mor., 20 de mayo.- A tan solo una semana del abogado Rodolfo García Aragón, el gremio de abogados se ve convulsionado de nueva cuenta con el asesinato del litigante Fulgencio Díaz Plancarte, quien fu ultimado esta mañana en las inmediaciones del Tribunal Agrario en Cuautla, al oriente de Morelos.

Según las primeras indagatorias, Días Plancarte discutió con dos sujetos en el lugar señalado, ubicado en la avenida Gabriel Tepepa de la heroica ciudad, uno de ellos le disparó y de inmediato se dieron a la fuga sin que fueran detenidos.

Este es el asesinato 16 que sufre el sector en lo que va de la administración del gobernador Graco Ramírez.

El litigante reconocido Rodolfo García Aragón, desapareció el 9 de mayo pasado, su cuerpo apareció con varios disparos de arma de fuego en un terreno baldío a las orillas del municipio de Jiutepec y Tepoztlán, lo que motivó la conformación del Frente Social Morelense Rodolfo García Aragón, que buscará defender los derechos de las víctimas de la violencia.

El pasado lunes, el frente convocó al gobernador Graco Ramírez, al fiscal Javier Pérez Durón, y al titular de la Comisión Estatal de Seguridad (CES), Jesús Alberto Capella a un encuentro este jueves en un auditorio de la UAEM, sin embargo ninguno de los nombrados acudió al encuentro.

Gustavo García, hermano de Rodolfo, pidió a las organizaciones de litigantes y organizaciones civiles sumarse a la marcha por la paz del próximo sábado, convocada por el obispo de la diócesis de Cuernavaca.

Además llamó a realizar una caravana rumbo a la Ciudad de México para solicitar en la residencia oficial de Los Pinos una audiencia al presidente Enrique Peña Nieto, “le vamos a decir que en Morelos ocurre un asesinato diario”.

Foto: Fernando Baltazar

 

Previous post

Los venados: la corrupción, ineptitud y desorden

Next post

Los estremecedores detalles de la masacre de Gage Park que los acusados confesaron a la Policía de Chicago‏