Home»Inicio»Sismo S-19, la pesadilla interminable en Morelos

Sismo S-19, la pesadilla interminable en Morelos

0
Shares
Pinterest Google+

Por Justino Miranda

Cuernavaca, Mor., 19 de septiembre.- A los damnificados del sismo de 2017 en Morelos los persigue la desgracia. Primero el terremoto de 7.1 grados de intensidad colapsó sus hogares, después fueron defraudadas con los recursos del Fonden, enseguida técnicos de Conavi los dejaron a su suerte y sin recursos, y ahora la pandemia detuvo la entrega de recursos para la reconstrucción de las casas con daño parcial y total.

“Ellos (Conavi) dicen que no pueden cumplir porque Hacienda no libera los recursos. Dicen que desconocen los motivos por los que la institución no ha realizado la entrega de los recursos, pero nosotros nos damos cuenta que es una mala organización de Conavi.

“Desde el inicio a los asesores técnicos les cambiaron dos o tres veces la plataforma donde subían la información y eso retrasa el apoyo, además de la mala comunicación entre instituciones y los únicos perjudicados somos los damnificados”, acusa Griselda Contreras, representante de las familias damnificadas en la colonia Emiliano Zapata, la de mayor desastre por el movimiento telúrico en el municipio de Jojutla.

El último reporte sobre la reconstrucción en Morelos fue entregado en noviembre de 2019 por David Cervantes Peredo, subsecretario de la Sedatu, y refirió que alrededor de 8 mil viviendas, 89 inmuebles patrimoniales y 10 planteles educativos era el rezago que registraba el plan de reconstrucción tras el sismo de 19 de septiembre.

Hasta esa fecha el gobierno estatal llevaba un registro de entrega superior a los mil 300 planteles educativos siniestrados, y en viviendas se multiplicó la adjudicación por más del doble en comparación con la administración anterior, al pasar de 232 a 758 casas recibidas por familias.

En la reconstrucción o reparación de las viviendas afectadas, conforme al Censo Estatal de Viviendas Afectadas (CEVA) levantado por la administración de Graco Ramírez, se identificaron 23 mil 793 viviendas afectadas, de las cuales 7 mil 410 presentaron daño total y 16 mil 383, daños parciales.

Pero en el proceso de depuración y ampliación realizado por el órgano desconcentrado denominado Unidos por Morelos, especialmente sobre aquellas viviendas afectadas que se detectaron posterior al cierre del censo de Fonden, se actualizó el CEVA y se enlistaron 31 mil 90 viviendas con daños, de las cuales 15 mil 586 serían atendidas a través del Fondo de Desastres Naturales (Fonden) y el Fondo Nacional de Habitaciones Populares (Fonhapo).

Otras 15 mil 504 fueron clasificadas en el padrón de beneficiarios de Unidos por Morelos, de los cuales se reportaron 13 mil 592 viviendas con daño parcial y mil 912 viviendas con daño total, cita el sexto informe de gobierno de Graco Ramírez.

Pero en la revisión de los programas para apoyar a los damnificados, dijo el gobernador Cuauhtémoc Blanco, se descubrieron irregularidades y acusó a su antecesor de desviar los recursos a través del programa Unidos por Morelos.

“Siempre lo he dicho, el exgobernador (Graco Ramírez) se ‘clavó’ esos recursos, pero va a venir el presidente (Andrés Manuel López Obrador) para ver la situación de la gente que se quedó sin casa, y el caso de algunas escuelas. Muchas cosas se dejaron de hacer y por eso va a venir en estos días para ver cómo va la reconstrucción, que prácticamente la abandonaron”, señaló.

El tema del presunto desvío de recursos para la reconstrucción fue retomado por la diputada de Morena, Keila Figueroa y en su calidad de presidenta de la Comisión Especial para la Reconstrucción, presentó un punto de acuerdo para instruir a la Entidad Superior de Auditoría y Fiscalización (ESAF) revisar el uso de recursos económicos aplicados por Unidos por Morelos, creado en octubre de 2017 para la reconstrucción de casas-habitación.

El punto de acuerdo aprobado por el Pleno del Congreso morelense exhorta al titular de la ESAF del Congreso de Morelos practicar una auditoría especial financiera, operativa y del manejo y aplicación de los recursos públicos asignados a “Unidos por Morelos”, durante los ejercicios fiscales de 2017 y 2018 con motivo de la atención de daños y damnificados del movimiento telúrico.

“Unidos por Morelos fue establecido tras los severos daños causados por el sismo, pero su manejo de recursos no es claro, mientras que sus responsables en este año han hecho declaraciones a medios sobre inconsistencias relativas a firmas y direcciones falsas en apoyos recibidos, así como expedientes incompletos, lo que mantiene un retraso en la reconstrucción”, afirmó la legisladora.

 

Defraudados

El sismo del 19 de septiembre tuvo su epicentro en el municipio de Axochiapan, oriente del estado, y provocó la muerte de 74 personas, así como daños en más de 23 mil casas de los 33 municipios. De los 10 municipios más afectados resalta Jojutla, sur del estado, donde de acuerdo con datos oficiales, fallecieron 27 habitantes y más de 3 mil casas resultaron con daños totales y parciales.

Una de las colonias con severos daños fue la Emiliano Zapata en la cabecera municipal donde surgieron denuncias contra técnicos enviados por la Conavi para registrar los daños y dar seguimiento a los casos, pero mucho de ellos abandonaron a las familias.

Ese fue el caso de Oralia Vargas Cedillo, habitante de la calle Bugambilias, cuya casa

registró pérdida parcial. Su inconformidad, dice, se debe a que su asunto no fue atendido por el técnico indicado o enviaron gente sin experiencia porque no revisaron bien los daños y traspapelaron sus documentos.

“En marzo de 2019 entregaron los primeros cheques para reconstruir, pero no salí en la lista, me dirigí a la persona que estaba dando la información y me volvió a tomar los datos y me dijo que enviaría a otro técnico, pero jamás vino esa persona”, cuenta.

Al paso de los meses firmó un cheque por 32 mil pesos, pero sólo recibió 29 mil porque al técnico le tocaron 3 mil pesos por su trabajo.

“Eso molesta porque el técnico jamás vino a dirigir la obra, lo hizo otra persona. Nos dieron lo que quisieron y con esos 29 mil pesos no pude terminar, pero sí estoy endrogada con las ocho trabes que hice”, dice Oralia cuyos muros de su casa muestran grietas cubiertas con cemento blanco.

Ante la necesidad por reparar su hogar, su esposo cubrió las grietas, pero un albañil le dijo que estaba mal y tiene razón, dice Oralia, porque la casa vibra al paso de los vehículos pesados.

Otros damnificados también hablaron de fraudes cometidos por empresas constructoras con los recursos del Fonden y de ellos tuvieron conocimiento las autoridades municipales de Jojutla.

“Hace un año hubo varias denuncias, ahorita no nos ha dado esa información para seguirlos apoyando, pero eso ya no es parte del ayuntamiento sino del Ministerio Público porque hubo denuncias contra algunas empresas que mal usaron los recursos del Fonden y este fue durante el 2018”, informó Juan Ángel Flores Bustamante, presidente municipal de Jojutla.

A su llegada al Ayuntamiento, en enero de 2019, Flores Bustamante recibió 2 mil 900 casas con daños y de acuerdo a sus cifras se lleva el 75% de avance, de acuerdo con el padrón del Fonden, pero si se habla del total la cifra es mayor y falta mucho más por reconstruir, admite.

Pero Jojutla enfrenta otra secuela del sismo: Su sistema de drenaje está colapsado y a medida que las autoridades cierran una calle con nuevo drenaje, brotan los daños en otros sistemas de aguas negras porque se rompieron con el temblor y crean socavones.

“Por fortuna no hay registros de accidentes, pero la verdad no sabemos cuánto tiempo vamos a sostener esta situación porque no tenemos recursos suficientes para obra pública; el municipio tiene 17 millones de pesos asignados por la federación”, lamenta el edil.

 

Fundaciones, reconocimiento

Griselda Contreras Hernández, acompaña a sus vecinos que todavía no han sido apoyados para la reconstrucción de sus viviendas y sólo en esa colonia se cuentan 150 casas con pérdida parcial y 50 con daño total.

Desde marzo de 2019 mantiene su solicitud a Conavi para saber el número apoyos que tienen programados para sus vecinos, pero el organismo se niega a entregar la lista.  “Dicen que solicite la información por los medios correspondientes, incluso cuando hubo problemas con los asesores técnicos que no venían a asesorar ni hacer su trabajo, solicitamos la lista de las consultoras y sus números telefónicos para hablar con ellos directamente porque a los titulares ya nos les contestaban los asesores”, cuenta Contreras Hernández.

En opinión de los damnificados, dice Griselda, el trabajo de Conavi es lento porque trabajan con la base de datos del Fonden, cuyo padrón es inconsistente de su inicio por eso cuando Conavi dice que dará prioridad a las familias con casas de perdida parcial resulta mentira porque se pueden ver varios lotes baldíos sin atención.

Al paso de los años, dice la representante social, la comunidad de la Emiliano Zapata reconoce mas el trabajo de las fundaciones como Carso, Proyecto Esperanza, Proviva y otras que a las instituciones de gobierno.

Con ellos los tramites son ágiles y apoyan siempre y cuando los damnificados cumplan con títulos de propiedad, comprobante de domicilio e identificación del INE. Los representantes van, toman datos, revisan documentos y si todo está en orden, en cuatro meses construyen la casa totalmente.

“Hay muchas familias que tienen problemas con sus terrenos porque no cuentan con documentos que acreditan la legítima propiedad, pero de todos modos las fundaciones los apoyan. En el caso de la Fundación Carlos Slim entregó 94 hogares, Banorte 15, Proyecto Esperanza tiene 50 en proceso de construcción con un método mixto done ellos ponen el material y los damnificados la mano de obra.

También la Fundación Hogares-Infonavit está por iniciar 50 viviendas que ya tienen selecciones de acuerdo a las necesidades de las familias, mientras que la fundación Echale a tu casa, pidió al ayuntamiento la donación de un terreno para construir 90 casas y son las que entrarán en proceso, sobre todo familias denominadas como “desdoblados”, es decir, aquellas que en un terreno de 150 metros vivían cuatro familias porque eran cuatro casitas o hacia arriba.

El alcalde afirma que en 2019 con Conavi, mediante el apoyo del presidente Andrés Manuel López Obrador, se entregaron 750 acciones y en este año sólo alcanzaron a entregar 408 acciones por el surgimiento de la pandemia.

 

Previous post

Da a conocer STyC a ganadores de “Tesoros Humanos Vivos 2020”

Next post

Suman mil 830 contagios de Covid-19 en Morelos