Por Leticia Villaseñor

Cuernavaca, Mor., 17 de enero.- Sinergía, una empresa contratada por el gobierno federal para demoler casas afectadas por el sismo, abandonó los trabajos en el municipio de Puente de Ixtla porque al tercer día de labores sufrió el robo de maquinaria, recibió amenazas del crimen organizado y algunos hijos del empresario fueron secuestrados.

Así lo explicó David Eduardo Flores, coordinador de infraestructura de Secretaría de Desarrollo Territorial y Urbano (Sedatu), a un grupo de damnificados que protestó en la delegación por los trabajos inconclusos en ese municipio de la zona sur del estado.

Al exponer la situación David Flores pidió a los afectados una lista que acredite la propiedad y de esa manera autorizar la demolición, pero ante medios reconoció que el recurso destinado por la Sedatu puede perderse debido a que sólo se dio un mes de plazo para la demolición.

Los damnificados reprocharon el abandono de todas las autoridades ya que a cuatro meses del siniestro solo dos de 100 casas fueron demolidas y ninguna se hace responsable. Expusieron que la semana pasada iniciaron los trabajos pero fueron suspendidos por las causas que dio a conocer el coordinador.

También relataron que de los 120 mil pesos destinados a los damnificados por daño total sólo han sido liberados 15 mil pesos.

Por