Morelos se ubica en sexto lugar de producción del cereal a nivel nacional.

El “Día de Muertos” es una de las fechas más importantes de la cultura mexicana, el color y los sabores que trae esta tradición, hacen de estos días el momento perfecto para unir el presente con el pasado, como las calaveritas de amaranto, las cuales forman parte de los elementos fundamentales para recordar a quienes ya partieron, destacó Omar Taboada Nasser, encargado de despacho de la Secretaría de Desarrollo Agropecuario (Sedagro).

Informó que, de acuerdo con el Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera (SIAP), la producción 2022 de amaranto reportó cinco mil 721 toneladas con valor de 59 millones 323 mil pesos, de las cuales, Morelos aportó 9.8 toneladas, manteniendo a la entidad en sexto lugar nacional.

Temoac, Jonacatepec y Zacualpan de Amilpas, son los municipios con mayor producción, siendo las comunidades de Huazulco y Amilcingo, las que aportan más del 80 por ciento de la producción estatal.

Omar Taboada, llamó a las familias morelenses a que no se pierda la tradición de recordar a las personas que ya partieron mediante este tipo de alimentos que forman parte del campo y de la cultura mexicana.

“Consumir estos productos es apoyar a la economía de agricultores, con elementos esenciales del decorado de los tradicionales altares y ofrendas, su preparación ancestral de las manos de las y los productores morelenses, da forma al amaranto para verse de una manera hermosa y deliciosa”, aseguró.

Finalmente señaló que el amaranto que suele ser combinado con miel, cacahuate y chocolate para darle forma a las calaveritas, es uno de los elementos imprescindibles para recibir a los fieles difuntos, además de ser un producto de fuente de proteínas, minerales y vitaminas naturales.

Por