Por  Oswald Alonso

CUERNAVACA, Mor., 9 de Febrero.- Precandidatos del PAN y  Morena a la alcaldía de Cuernavaca clausuraron  pacíficamente las obras de remodelación del Centro Histórico por considerar que es una obra que llevara a la quiebra a cientos de comerciantes del Centro Histórico por la duración de la misma.

El sábado, el  gobierno del estado inició la obra en calle  Guerrero, metió maquinaria para desprender el encarpetado, lo que motivo enojo en los comerciantes que se movilizaron para evitarlo. Sin embargo, cientos de policías antomotín resguardaron el lugar pero jóvenes que se dijeron comerciantes se enfrentaron; la policía lanzó gas lacrimógeno, detuvo a algunos de ellos y agredió a reporteros que daban cobertura a los hechos.

El empresario Raul Iragorri Montoya, el diputado  federal Luis Miguel Ramírez Romero, los dos precandidatos a la alcaldía de la capital por Morena y PAN, respectivamente, además del presidente municipal suplente del PRI, Rafael Cepeda Aguilar, acudieron al punto de conflicto para frenar la obra simbólicamente donde establecieron que se trata de un proyecto sin el consenso social.

El legislador del PAN Luis Miguel Ramírez,  y  único precandidato registrado  en su partido, subió al trascabo y obligó al  operador que parara el motor de la maquina pesada para después escuchar  las quejas de los comerciantes. Aunque, después de la protesta el operador de la maquina continuo su labor.

Antes, Héctor Sánchez, comerciante  instalado en calle Guerrero,  expresó no estar en contra del embellecimiento, pero  cuestionó se trata de un proyecto pobre,  limitado, sin talento: propuso instalar mesas de trabajo donde los comerciantes aporten para armar un plan de remodelación integral que no afecte al comercio establecido.

Otros comerciantes exigieron suspender la obra al argumentar que  en los cuatro meses que dudará la obra sus ventas se desplomaran al grado de la quiebra.

En paralelo, líderes de cámaras empresariales   se pronunciaron a favor del embellecimiento del Centro de la Ciudad para atraer turismo a la capital, sin  imposición del estado  buscando consenso con los inconformes y sin utilizar la violencia para reprimir protestas.

Antonio Sánchez Purón, presidente de la Cámara Nacional de Comercio en Cuernavaca (CANACO), lamentó que el estado haya puesto en riesgo a los turistas que pareaban por el Centro Histórico el sábado pasado  cuando elementos de la policía lanzaron gases lacrimógenos para dispersar a jóvenes que lanzaban piedras a los elementos.

La CANACO pidió prudencia al gobierno y consensar  esta obra y las futuras para evitar conflictos.

Por

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El tiempo se ha agotado, debes dar refresh para cargar de nuevo