Graco y fiscales detrás de “guerra sucia” contra Cuauhtémoc Blanco: secretario de gobierno

Redacción SL

Cuernavaca, Mor., 14 de enero.- El gobierno de Morelos instó a la Fiscalía General de la República (FGR) a atraer todos los casos en los que se involucre al gobernador Cuauhtémoc Blanco o cualquiera de sus funcionarios, sin excepción, porque hay un problema de conflicto de interés permanente de los fiscales general del Estado, Uriel Carmona Gándara, y de la Fiscalía Anticorrupción, Juan Salazar Núñez, dijo el comisionado estatal de seguridad, José Antonio Ortiz Guarneros.

“Yo lo he dicho, los fiscales, los dos, son todo menos autónomos. Dependen totalmente de los intereses de quien los nombró a modo. Esos son fiscales ‘carnales’”, dijo por su parte el secretario de Gobierno, Pablo Ojeda Cárdenas, en referencia a la supuesta relación entre los fiscales y el exgobernador Graco Ramírez, quien propuso a Carmona Gándara en la terna de candidatos a fiscal y una vez que el Congreso morelense lo eligió, Carmona colocó a Salazar Núñez, exconsejero jurídico con Graco Ramírez, en la Fiscalía Anticorrupción.

En la conferencia de prensa ofrecida por Ortiz Guarneros y Ojeda Cárdenas se anunció que la siguiente semana el gobernador Blanco Bravo acudirá a la FGR para presentar una denuncia contra quien resulte responsable de la “guerra sucia” emprendida en su contra, mediante “distractores” que pretenden desviar la atención de los verdaderos personajes públicos corruptos, dijo Ojeda Cárdenas.

Ojeda y Guarneros enfatizaron que la entidad está siendo asediada por “pocos” actores políticos del pasado y económicos del presente, pero muy poderosos, con los recursos suficientes para hacer una guerra sucia intensa y duradera, en contra del Gobierno del Estado.

Sin citar los nombres de los supuestos responsables se refirieron a políticos de oposición en complicidad con los fiscales general y anticorrupción. “Ellos son los que tienen un interés directo en que no avance ninguna investigación contra el gobierno anterior y contra ellos mismos y sus aliados, y dificultar el trabajo del gobernador Cuauhtémoc Blanco Bravo, porque es el único que se ha negado a pactar con el crimen organizado”, subrayó Ortiz Guarneros.

La conferencia ocurrió en medio de un clima político adverso para el Ejecutivo, luego de la publicación de una fotografía donde posa con tres líderes del crimen organizado en Morelos, la colocación de mantas donde los autores rompen supuestos acuerdos con el Ejecutivo y el asesinato de un alcalde indígena.

En el caso de las mantas colgadas en distintos puntos del estado, el comisionado afirmó que todas son entregadas a la Fiscalía General del Estado para su estudio pericial, pero hasta ahora no han recibido informes sobre el hallazgo de huelas dactilares, ni nada.

“Es obvio que posiblemente no permiten llegar a la verdad. No tenemos tantas cámaras, ellos (los autores) saben donde no hay cámaras, hay algunas a distancia de mil metros pero siempre llevan pasamontañas o cubrebocas y eso dificulta su identidad”, dijo.

El último suceso que puso en entredicho la política de seguridad pública, fue la publicación de fotografías donde aparentemente elementos policiacos permiten la huida del entonces jefe del CJNG en la zona oriente, Raymundo Isidro Castro, El Ray, tras un atentado en su contra en un restaurante del municipio de Yautepec, en 2019. El Ray es uno de los hombres que aparecen en la foto con el gobernador y tras su captura ese mismo año, fue asesinado en el interior del penal de Atlacholoaya.

De este hecho, el comisionado afirmó que en un primer análisis aportaron elementos a la Fiscalía General del Estado para presumir que se trataba del Ray, pero la fiscalía respondió a la Mesa de Coordinación para la Construcción de la Paz que ese hombre no era el líder delictivo de la zona oriente.