Predominó talento local en cartelera 2020: Centro Cultural Teopanzolco

Cuernavaca, Mor., a 4 de enero.-Las actividades que el Centro Cultural Teopanzolco (CCT) realizó durante el 2020 para el goce del público fueron en su gran mayoría con participación de artistas morelenses o que radican y trabajan en el estado, informó la directora general del recinto, Patricia Tello Sarabia.

Manifestó que a través del programa de estímulo “Sello Artista Morelense”, el CCT imprimió dicha rúbrica a su cartelera, con el objetivo de impulsar e incentivar el esfuerzo creativo de las y los artistas locales, incluso desde que el color naranja en el semáforo epidemiológico permitió recibir al público.

La funcionaria estatal subrayó que durante el 2020, más del 70 por ciento de la programación artística, presencial y en streaming, se integró con espectáculos y conciertos con grupos y compañías de la entidad, lo cual permitió promover y difundir a 526 artistas locales, quienes se presentaron en la sala principal y los foros al aire libre.

Además, derivado de lo anterior, se recibieron a 16 mil 385 personas que acudieron a disfrutar de 93 conciertos de música, danza y obras de teatro, así como visitar las exhibiciones de arte contemporáneo y fotografía que estuvieron instaladas en el recinto.

Tello Sarabia puntualizó que, gracias al acompañamiento permanente de la Secretaría de Salud, el CCT fue ejemplo en la aplicación de los protocolos sanitarios que marcan los lineamientos técnicos específicos para la reapertura de actividades y operación de teatros, museos y centros culturales.

Respecto de las tecnologías en el consumo, la oferta y la demanda de las actividades artísticas, el Centro Cultural se adaptó a las nuevas formas de acceder a espectáculos artísticos, ya que, con el apoyo del Instituto Morelense de Radio y Televisión, se ofrecieron19 espectáculos, desde el 01 de abril, en Live Streaming, con un alcance de 530 mil usuarios de en redes sociales.

Patricia Tello acotó que el reto de reinventarse en los tiempos del COVID-19, no es únicamente para el artista y el público, sino también para los agentes institucionales, como es el caso del CCT, ya que debe asumirse este nuevo paradigma en el disfrute del arte, así como su responsabilidad y solidaridad con las personas de los grupos vulnerables que no están en posibilidad de salir.