Recomienda IMSS Morelos conservar cerebro sano para evitar deterioro cognoscitivo

Redacción SL

Cuernavaca, Mor.- El deterioro cognoscitivo es la pérdida de una o varias de las funciones cognitivas. Estas funciones son diversas como el lenguaje, la memoria, la coordinación muscular y mental, la atención, la abstracción, el cálculo, el juicio, entre otras.

El neurólogo adscrito al Hospital General Regional con Medicina Familiar (HGRc/MF) No. 1, del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Morelos, Catlanni Talithanne Amador Solís, detalló que cuando una persona pierde alguna de estas capacidades, el cerebro se encuentra enfermo.

Al respecto, explicó que el deterioro mental puede ser catalogado como leve, cuando la persona es capaz de realizar de forma independiente la mayoría de las actividades de la vida diaria (comer, vestirse, bañarse, ir al baño, realizar una lista de compras), mientras que se puede establecer que es un deterioro grave cuando se pierde la capacidad de ser independiente, y a este estado se le conoce como demencia.

Al igual que los músculos, el cerebro debe mantenerse en forma, para esto se recomienda realizar juegos de destreza mental, como ajedrez, sopa de letras, crucigramas, o tales que requieran de atención mental como leer o escribir interactuar con otras personas”, agregó el neurólogo.

También mencionó que estas actividades permiten estimular el cerebro para su bienestar, por lo cual es importante aprender nuevas destrezas y pasatiempos, como continuar estudiando alguna carrera o tema de interés, lo que a su vez permite el crecimiento de las redes neuronales.

Asimismo, el especialista señaló que es importante establecer hábitos como comer saludablemente, evitar el consumo excesivo de azúcar y grasas, así como la ingesta crónica de alcohol o el consumo de tabaco para reducir el riesgo de enfermedades cerebrales.

También, destacó que el sueño es un proceso vital para la reparación de los tejidos, incluyendo los de nuestro cerebro, porque está comprobado que dormir adecuadamente fortalece la memoria y la salud mental.

Finalmente, Amador Solís reiteró que ante “los primeros síntomas de deterioro cognoscitivo, como la queja de memoria o la incapacidad para terminar sus actividades aunque no existan limitaciones físicas, se debe solicitar atención médica a través de su UMF para recibir orientación y manejo oportuno. A su vez, estos casos se atenderán preferentemente por el neurólogo, el psiquiatra y el geriatra”.