Por Leticia Villaseñor

Cuernavaca, Mor., 24 de enero.- Integrantes del Frente Amplio Morelense (FAM) colgaron una botarga del mandatario Graco Ramírez disfrazado de nazi e iniciaron una serie de protestas en contra del titular del Ejecutivo por la detención del exrector Alejandro Vera Jiménez, quien se encuentra bajo arraigo domiciliario.

Daniel Suárez Pellicer, director de la escuela de Estudios Superiores de Tlayacapan, leyó el comunicado que la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM) emitió anoche, en el que, sin especificar nombres o cargos, la comunidad universitaria condenó  “el abuso de autoridad que se configuró con  la detención del doctor Alejandro Vera Jiménez, profesor investigador y ex-rector de la UAEM, violando sus derechos humanos y las garantías de un debido proceso”.

El directivo señaló que aún están por concretarse la serie de acciones que emprenderán con el FAM, organización que encabezó Vera Jiménez en 2016 en contra de las políticas públicas del gobernador Graco  Ramírez, y la sociedad civil organizada. “El arraigo domiciliario al doctor Vera no es otra cosa que una persecución política en su contra”, señaló.

Sin revelar las formas ni quénes participarán de estas acciones, Suárez Pellicer sólo adelantó que el tema se analiza desde el nivel más alto de la universidad.

Susana Díaz Pineda, activista y vocera del FAM,  recriminó el embate contra Vera Jiménez por el “delito” de ser vocero de las víctimas y su participación en las fosas ilegales de Tetelcingo, en Cuautla, y Jojutla, el uso y abuso, dijo, de los Poderes, desde donde se cuadran delitos en contra de los detractores de quienes ostentan el poder.

“Es indignante la violencia que impera en el estado, las desapariciones de adolescentes, las acciones y omisiones en el caso de las fosas ilegales de la propia Fiscalía, por las que no se inicia ninguna carpeta de investigación o se le da seguimiento ni hay detenidos, mucho menos sentenciados, pero en torno a Vera se aplica de manera indebida la ley a pesar de que el delito del que se le acusa es, bajo la óptica del nuevos sistema de justicia adversarial, una falta administrativa”, observó.

Por