Por Antonella Munive

Cuernavaca, Mor., 5 de marzo.- Un grupo de familias damnificadas por el sismo del pasado 19 de septiembre cerraron el Paso Exprés, con dirección hacia Acapulco, para exigir a Sedatu la entrega de recursos y materiales de construcción para el levantamiento de sus casas y la reparación del otras.

Los manifestantes es el mismo grupo que mantiene un “plantón” en el interior de la delegación federal desde el jueves pasado, con el apoyo del vicepresidente de la Cámara de Diputados, Javier Bolaños Águilar.

El contingente salió de Sedatu y caminó rumbo a la autopista para cerrar la vía de comunicación y denunciar la omisión del delegado federal.

“A los automovilistas les decimos que lo sentimos mucho pero también nosotros tenemos necesidades. Dormimos a la intemperie y cuando vamos a revisar las tarjetas no tenemos nada de dinero”, dijo una ama de casa que lleva una manta que la identifica como habitante de la colonia Emiliano Zapata, en el municipio de Jojutla, la demarcación con mayor daño por el movimiento telúrico del pasado 19 de septiembre.

Con ellos protestan habitantes de Yautepec y Tlayacapan, así como otras comunidades del estado de la zona sur y norte.

“Este es el quinto día de movilizaciones y lamentamos que ninguna autoridad se haya presentado a apoyarnos, con excepción del diputado Federal Javier Bolaños; del Presidente Municipal de Jojutla, Alfonso Sotelo Martínez; y de la Comisión Nacional de Derechos Humanos”, dice un comunicado del contingente de colonos.

A su vez informa que una comisión de damnificados acudirá a las oficinas de Unidos por Morelos, organismo descentralizado del gobierno del estado para denunciar que las tarjetas de plástico que reciben no sirven para nada.

“A la mayoría de los damnificados no les han entregado ni siquiera un bulto de cemento, mucho menos dinero”,  aseguran.

Por