Foto: Tony Rivera/CiudadanosMx

Por Leticia Villaseñor

Xochitepec, Mor., 18 de noviembre.- El edil de Cuernavaca, Cuauhtémoc Blanco Bravo se encuentra en pláticas para organizar un encuentro con sus excompañeros del América en el estadio Azteca, a beneficio de los damnificados del sismo del pasado 19 de septiembre.

El astro futbolero dio la primicia a su llegada en el estadio de futbol de Xochitepec “Mariano Matamoros”, donde se reunió con las Leyendas del América contra Ídolos de Morelos, en un encuentro a beneficio de los damnificados del estado por el movimiento telúrico, organizado por el Sistema DIF municipal.

El Cuauh habló con los medios de comunicación, con quienes bromeó sobre su tardanza, ya que arribó unos 20 minutos tarde y el encuentro, programado al mediodía, inició a las 12:45 horas.

“Una disculpa, había mucho tráfico, creo que lo puso el gobernador (Graco Ramírez) para que no llegara”, se excusó.

Blanco Bravo se mostró emocionado de estar de nuevo en la cancha y admitió que lo mejor de los encuentros es la convivencia con los compañeros en el vestidor, las bromas. Seguimos igual, aunque sí vi algunos pasaditos de peso pero lo más importante es que vamos a jugar bien, espero que no se calienten los ánimos… lo más importante es que vienen las familias, los niños. Lo recaudado lo vamos a donar a los que salieron más afectados por el temblor”, declaró.

Así el exjugador de las Águilas recordó que cuando fue adolescente vivió en una casa de lámina y su madre los obligaba a lavar su ropa, “nos decía que ya estábamos muy… grandecitos para que ella nos lavara y pues, ni modo, teníamos que hacerlo”

Sobre el encuentro en el estadio Azteca, expresó que ya habló con algunos de sus compañeros para hacerlo realidad, así como con el dueño Emilio Azcárraga y el entrenador sin que hayan definido una fecha, pero confió en que llenarán sin problema el Coloso de Santa Úrsula.

Sobre las razones de por qué el encuentro no se hizo en el estadio Centenario de Cuernavaca, o en el Agustín “Coruco” Díaz en Zacatepec, el Cuauh, de forma irónica, reveló “el innombrable (Graco Ramírez) no me lo quiso prestar, por envidias, pero le agradezco al alcalde de Xochitepec, Alberto Sánchez Ortega, que él sí nos haya facilitado este lugar para llevar a cabo el encuentro”, finalizó.

Por