Por Leticia Villaseñor

Cuernavaca, Mor., 22 de febrero.- Vecinos de Lomas de la Selva denunciaron presuntas afectaciones a sus propiedades y a un manto acuífero causadas por la construcción de un edificio, lo cual aseguraron se hace con autorización de las autoridades estatales y municipales.

Roselia Rivera Almazán, quien vive en Prolongación Ahuatepec de la colonia referida, es integrante de una asociación de vecinos de la zona que denunciaron desde finales del año pasado la construcción de un edificio de seis pisos que dejó al descubierto un nacimiento de agua, que asegura, fue conectado al drenaje.

Los vecinos manifestaron su temor a que el cauce del agua localizada provoque reblandecimientos de la tierra, como ocurrió con la vialidad del Paso Exprés en la colonia Chipitlán lo que ocasionó el socavón que provocó la muerte de dos hombres al caer en la oquedad y quedar sepultados bajo toneladas de tierra.

Rivera Almazán expuso además que durante el periodo de asueto de Día de Muertos, la constructora violó los sellos y metió la maquinaria pesada al número marcado como 319 de la calle  Prolongación Ahuatepec.

También denunciaron que la excavación para los cimientos de la edificación dejó al descubierto los cimientos de sus propiedades y las vibraciones que provoca la maquinaria pesada causó el desprendimiento de aplanados e incluso, acusó Hortensia Arrollo, otra vecina cuya propiedad está a un lado de la obra, se formó un hoyo en la pared del baño.

La vecina señaló que la empresa constructora no respetó las áreas perimetrales de la excavación y carece de dictamen del impacto ambiental.

“Cuando denunciamos la obra, el ayuntamiento de Cuernavaca clausuró la obra. También intervino la Procuraduría de Protección al Medio Ambiente (Propaem) que puso el sello de clausura sobre un plástico el cual los trabajadores simplemente hacen un lado para seguir con su trabajo”, dijo.

El caso fue presentado ante la Comisión de Derechos Humanos (CDH) Morelos, y la respuesta al oficio presentado fue que los vecinos negociaran con el propietario para que asuma el costo de las afectaciones, pero Arrollo aseguró que nadie se ha hecho responsable por las afectaciones ni personal alguno ha verificado los daños en sus viviendas.

Los vecinos exigieron respuestas a las autoridades municipales y estatales implicadas para que expliquen el cambio de uso de suelo y las razones para que desde el pasado viernes, personal de la comuna que encabeza Cuauhtémoc Blanco Bravo, retiró los sellos y avaló la construcción como legal sin dar cuenta de las afectaciones.

“La construcción de los edificios de lujo Altitud, una década atrás, fue un agravio para la población pero ello desencadenó que se otorguen permisos sin saber los estragos que causan en esta zona donde abundan los nacimientos de agua y por ende el suelo  está reblandecido”, abundó Roselia Rivera, quien también hizo hincapié en el caos vial que ocasionan este tipo de conjuntos habitacionales en una zona de hospitales.

Por