Por Moisés Sánchez

Cuernavaca, Mor., 30 de octubre. – A casi mes y medio del sismo de 7.1 grados del pasado 19 de septiembre, que golpeó gravemente a la infraestructura educativa de Morelos, suman 2 mil 151 escuelas, tanto públicas como privadas, que retomaron actividades escolares en las últimas semanas, de las más de tres mil que existen en el estado.

De esas escuelas que están dando clases sólo 637 son públicas. Ese bajo número de planteles públicos en operación se debe a que, según cifras oficiales, de las mil 834 escuelas estatales mil 547 sufrieron afectaciones y 30 planteles deben ser reconstruidos totalmente a causa del temblor.

El gobierno morelense estimó la semana pasada que se requieren cerca de 3 mil millones de pesos para atender todas las afectaciones que sufrieron las escuelas públicas.

Asimismo las autoridades escolares también comunicaron que con el paso de los días se integrarán más escuelas pero para tratar de que los niños regresen a la vida escolar, anunciaron que en las escuelas con daños graves implementarán aulas móviles, sin embargo, necesitan cerca de 400 y aún no llegan al estado por la alta demanda que tienen en otros estados afectados por el sismo.

Ayer el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) donó 28 aulas móviles a Morelos, en cada una caben hasta 40 alumnos, las cuales, según las Secretaría de Educación, serán instaladas durante los próximos días en los municipios más dañados, como en Jojutla, donde hay al menos 55 planteles con averías que van de moderadas a irreparables.

Por