Catedral de Cuernavaca

Por Oswald Alonso

Cuernavaca, Mor. 22 de enero.- La azotea no solo es el lugar donde la ropa es el paisaje urbano, también es el punto de observación de la ciudad; de los muertos, de los vivos. También de lo extraordinario e inexplicable. Es donde se piensan los pecados, donde los liberas.

La azotea no es por mucho, sólo una mole de cemento donde vemos lavaderos, es un refugio de sueños, desde donde los liberas al cielo esperando que, lleguen, lleguen, lleguen. Es el lugar supremo para mirar bien la vida.

Así vi un fragmento de la vida, una tarde.

 

Por

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El tiempo se ha agotado, debes dar refresh para cargar de nuevo