Foto: Oswald Alonso

Después de abundante lluvia, Cuernavaca, una ciudad de serios contrastes políticos, sociales y naturales, se tiñó de un color eternidad.   

 

Por

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El tiempo se ha agotado, debes dar refresh para cargar de nuevo