Por Leticia Villaseñor

Cuernavaca, Mor., 2 de marzo.- Damnificados del sismo del 19 de septiembre, S19, permanecen en las instalaciones de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), donde pernoctaron, en demanda de ser atendidos por el delgado Ángel Rodrigo Peña Zepeda, quien de manera “urgente” debió salir a la capital del país sin presentarse ante los manifestantes.

 

Alrededor de 25 personas se presentaron ayer a las instalaciones de la delegación federal, ubicada al norte de Cuernavaca, en demanda de los recursos por daño total que el Fondo de Desastres Naturales (Fonden) que depende de Sedatu, debe proporcionar a quienes perdieron sus viviendas tras el terremoto de 7.1 grados del S19.

 

Sin embargo, personal de la dependencia argumentaron que Peña Zepeda se encontraba en una diligencia en la Ciudad de México. La respuesta por parte de funcionarios menores no amainó a los damnificados, quienes decidieron esperarlo en el lugar.

 

María Elena “N”, una de las vecinas afectadas de la colonia Emiliano Zapata de Jojutla, localidad que resultó más afectada en el estado, declaró que prefirieron pasar la noche en una oficina, con aire acondicionado y piso firme, que debajo de una carpa, a más de 40 grados sobre la tierra, como han vivido los últimos seis meses cuando sus casas se vinieron abajo tras el movimiento telúrico.

 

Por la mañana, el personal les avisó que de nueva cuenta el delegado salió de “urgencia” a la capital mexicana, por lo que amagaron con instalarse en el lugar hasta que el presunto primo del presidente Enrique Peña Nieto los atienda. Los vecinos cerraron las oficinas de la Sedatu hasta que las autoridades les den una explicación y resuelvan sus demandas.

 

Ayer, Alberto Bonilla Ramírez, coordinador del Programa de Infraestructura de Sedatu, aseguró que el monto para los damnificados con daño parcial en sus viviendas en Morelos, 9 mil 797 según el censo del Fonden, fue cubierto al 100 por ciento con 15 mil pesos a cada uno.

 

Sobre los damnificados con daño total, abundó, son 120 mil pesos que deben recibir 6 mil 104 beneficiarios, recurso que debe entregar el gobierno federal, el 75%, 90 mil pesos, los 30 mil pesos restantes deben ser depositados por el estatal.

 

“Sedatu entregó ya 40 mil pesos para materiales en una tarjeta y 25 mil en efectivo en una segunda tarjeta, si no entrega el resto es porque el gobierno del Estado debe asumir el compromiso firmado y depositar el 25% que le corresponde”, señaló el director.

 

Entre acusaciones mutuas entre la federación, el estado y los municipios, los damnificados han pasado seis meses en condiciones precarias e insalubres en zonas completamente destruidas, y en algunos casos a un lado de construcciones que no han sido derribadas por falta de maquinarias.

 

A pesar de lo expuesto por el director Bonilla Ramírez, los afectados insisten en sostener un diálogo con Peña Zepeda, a quien señalan como responsable de no entregar los recursos acordados.

 

“Hemos buscado al delegado y no podemos dar con él. Llevamos horas aquí. ¿Qué culpa tenemos nosotros de sufrir por puros engaños? Hagan el favor de entender, gobierno entero entiéndanos”, dijo una de las vecinas afectadas.

 

Según los vecinos, el problema más importante es que el Fonden no corrigió los errores del padrón de afectados al incluirlos en el censo de daños parciales y no totales a pesar de que en algunos casos sus propiedades prácticamente ya no existen.

 

A través de redes sociales, Javier López Sánchez, trabajador del diputado federal panista Javier Bolaños Aguilar, quien busca la alcaldía capitalina en los próximos comicios electorales, difundió imágenes de los damnificados durmiendo en sillas y en pleno suelo en Sedatu, así como una publicación del delegado que subió ayer en su perfil, disfrutando un enorme plato de panza en un establecimiento muy popular en la Ciudad de México.

 

Por