Foto: Tony Rivera/CiudadanosMx

Redacción SL

Cuernavaca, Mor., 29 de octubre.- Los conventos dañados por el terremoto del pasado 19 de septiembre ingresaron a una etapa de reingeniería, y mientras se desarrolla su reconstrucción las autoridades diseñan recorridos virtuales, “como sucede en el Coliseo de Roma, donde lo que se ve son ruinas”, para mantener su imagen, dijo Mónica Reyes Fuchs, secretaria de Turismo en Morelos.

De los 11 conventos situados en el estado, los de San Guillermo y San Juan Bautista, construidos en los municipios de Totolapan y Tlayacapan, resultaron mas afectados por lo que desde la primera semana de este mes el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) ordenó el apuntalamiento de las estructuras y la separación de la tierra y grava.

En el convento de San Guillermo detectaron que la zona con mayor afectación se encuentra en la nave donde se realizaban las misas. En ese mismo sitio se encontraba el Cristo Aparecido, venerado anualmente en la Feria del Quinto Viernes.

Por fortuna los ‘santitos’ y el Cristo, no sufrieron mayores afectaciones y por ahora están resguardados por las mayordomías y algunos de ellos bajo la protección del obispado, dice la alcaldesa de Totolapan, María de Jesús Vital Díaz.

En el convento trabajan personal del INAH con arquitectos, restauradores y se espera que en los próximos días acudan los ajustadores de los seguros que tenían los monumentos para la valoración de los daños, pero es necesario que la gente de Totolapan y del estado sepan que convento estará de pie por interés de los gobiernos municipal, estatal y federal, dice la alcaldesa.

“La restauración de este monumento tardará unos tres años pero afortunadamente existen los seguros y con todo el apoyo de los mayordomos y la ciudadanía, que han sido muy solidarios, y sabedores de que es un municipio donde el 90% de sus habitantes son católicos”, explicó Vital Díaz.

Las labores de reingeniería también son seguidos por Fray Noé, encargado del convento por parte del Obispado de Cuernavaca, y los mayordomos del municipio.

Pueblo mágico

En Tlayacapan, distinguido como Pueblo mágico, el convento agustino luce su apuntalamiento pero ahí están dedicados a recuperar los frescos que estaban en la bóveda, afirma Serafín Héctor Rojas, director de Protección Civil municipal.

“Estimo que el convento tiene daños graves en el 50% de su estructura y fracturas leves en el 75%, principalmente toda la parte de la techumbre. Hay perdidas de un contrafuerte y el frente de la parroquia que es la mas dañada; el campanario, la entrada principal y el ventanal que da al sitio de coro”, explicó.

El monumento a San Juan Bautista, reconocido como patrimonio de la humanidad por la UNESCO, había pinturas que adornaban las iglesias y algunas fueron dañadas por los fragmentos de yeso que cayeron.

El convento data del siglo XVI y de acuerdo con el director de Protección Civil local, Serafín Rojas, su reconstrucción tardará unos tres años.

“Desde que el INAH cubrió el convento con lonas nosotros no movimos nada. El presidente municipal ordenó que dejáramos las cosas al Instituto y por eso nos mantenemos a la expectativa; ninguna autoridad municipal interviene”, afirma.

Acuerdo de reparación

El 4 de octubre el gobernador Graco Ramírez, la delegada de INAH, María Isabel Campos Goenaga, junto con algunos presidentes municipales, acordaron asegurar el patrimonio histórico afectado e impedir la continuación del deterioro.

Desde ese día acordaron iniciar la reconstrucción de fachadas de los centros históricos con base a los lineamientos técnicos y los materiales que establezca el INAH.

Así también crearon un Frente de Tarea con la participación de los mayordomos, custodios y voluntarios, para apuntalar los inmuebles y recolectar los materiales que serán reutilizados en la reconstrucción de los mismos.

La Fundación Cadena, de la comunidad Judía de México, ofreció apoyar con el apuntalamiento y colocación de lonas en la Iglesia de la Natividad de Tepoztlán; asesoría técnica en las acciones de restauración y en el trámite para hacer efectivos los seguros.

La delegada del INAH indicó que ningún monumento histórico será demolido, que todos serán restaurados, y precisó que el procedimiento se dará en base a los lineamientos técnicos y la aplicación de los seguros contratados para ello, por lo que el Censo y la elaboración de los catálogos de daños es fundamental para acceder a los recursos.

Ese día la secretaria de Turismo estatal, Mónica Reyes, afirmó que para mantener la imagen de los conventos organizarán recorridos virtuales de los monumentos “hasta que el INAH nos diga cuánto tiempo tardarán en volver a abrir, para que, aunque los visitantes no puedan entrar, vean en un recorrido virtual cómo era antes y cómo se reconstruirá”, expresó.

Por