Foto: Tony Rivera/CiudadanosMx

Por Leticia Villaseñor

Cuernavaca, Mor., 20 de febrero.- El abogado Juan Carlos Flores, responsable de la defensa legal de la comunidad de Huexca, en Yecapixtla, contra el Proyecto Integral Morelos que considera una termoeléctrica, anunció que fue otorgada una suspensión provisional para la detención de la obra del gasoducto así como de su funcionamiento, pese a ello, la empresa responsable de la obra continúa los trabajos.

Bajo el principio de Apariencia del buen derecho, el juez Primero de Distrito otorgó el amparo bajo el número 1798/2017, el pasado 9 de febrero.

A pesar de que la empresa Autoabastecedora de Gas Natural de Morelos, SA de CV, fue notificada, acusó el abogado, este día aún son visibles camiones y maquinaria pesada que trabajan en la construcción del gasoducto, que inicia su trayecto en el estado de Tlaxcala, pasa por Puebla, donde se otorgó otro amparo a las comunidades de Atlixco en el mismo sentido, llega a Morelos, va a la Ciudad de México y termina en Querétaro.

“La empresa, que tiene sus oficinas en la Ciudad de México y Sonora, incumple con la suspensión pero aprovecha el tiempo para que se dé trámite al incidente por no acatar el fallo y continúa con la obra”, explicó Juan Carlos Flores.

El argumento de mayor peso para que el juzgado federal concediera el amparo, explicó, fue que la comunidad de Huexca está dentro de las zonas de evacuación del volcán  Popocatépetl y la obra de gasoducto “encierra” y bloquea dichas rutas.

Uno de los gasoductos viene del estado de Puebla hasta Morelos, a la comunidad referida, el otro va de Huexca, pasa por los municipios de Cuautla, en el Parque Industrial hasta el Parque Industrial de Jiutepec y de ahí hacia Cuernavaca, y alimentará a 13 empresas como Saint Gobain, Unilever y Nissan entre otras, pero el trayecto del primero está sobre la carretera federal México-Oaxaca y el otro entre el tramo carretero de Yecapixtla a Cuernavaca.

Además, los permisos y el manifiesto de impacto ambiental que la empresa promovió no cumplen con el ordenamiento territorial de la zona y se comprobó que no fue consultada la comunidad para su aprobación, argumentó.

La suspensión establece que la obra no puede continuar, pero en caso de que el litigio se extienda por varios meses y en ese lapso se culmine bajo el argumento de que no fue notificada la empresa, la suspensión también incluye su no funcionamiento.

Este amparo se suma a una serie de recursos legales promovidos en Morelos y Puebla, que han sido revertidos por juzgados distintos donde fueron otorgados.

Otro amparo fue el que promovió la comunidad del municipio de Ayala contra el uso del agua para completar el ciclo combinado de la megaobra.

“Parece que ya está inmerso en las mentes de algunos juzgadores que el gasoducto es un hecho consumado y que la obra debe concretarse, pero para otros, es evidente la violación de derechos que hay en contra de las comunidades. Esto es literalmente una guerra”, finalizó el abogado.

Por