La Cruzada genera más hambre en México

Por la Redacción *

CIUDAD DE MÉXICO, 06 de julio.– En Roma, Italia, en la sede de la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), el Presidente Enrique Peña Nieto expuso el pasado 13 de junio, que de los 7 millones de mexicanos detectados en condición de pobreza extrema y carencia alimentaria al arrancar la Cruzada Nacional contra el Hambre, 3.1 millones ya superaron esa condición.

Dos años y medio después de la puesta en marcha del programa social estelar de la presente administración y tras el discurso del mandatario en la capital italiana, expertos en pobreza advierten un peligro como lo auguraron desde el principio: la aplicación de la Cruzada puede incrementar el número de pobres dada su focalización en el sector de la pobreza extrema y la exclusión de quienes ostentan el grado de pobreza moderada.

Adolfo Sánchez Almanza, del Instituto de Investigaciones Económicas (IIE) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), puso énfasis en que si no se atiende a los miles de pobres –que no pobres extremos– el hambre puede crecer descontrolada; se iniciará con cuadros de desnutrición y después se convertirá en crisis alimentaria con todos sus signos de gravedad. “Y mientras el número de pobres extremos disminuya, el de pobres crecerá en un círculo más vicioso que virtuoso”, dijo.

A esos nuevos protagonistas del paisaje del hambre, el investigador Julio Boltvinik Kalinka, del Colegio de México (Colmex), ya los consideró en un cálculo. Uno de sus estudios, al que este medio digital tuvo acceso, arroja que en los primeros meses de gobierno de Enrique Peña Nieto se añadieron 3.6 millones de personas al universo de la pobreza, en promedio 105 mil cada mes, si se considera el índice laboral del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

Boltvinik llegó a esa estimación basado en el Índice de Tendencia Laboral de la Pobreza (ITLP) del mismo Coneval, que se basa en la evolución de los ingresos por trabajo captados por la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE), comparados con el costo de los alimentos crudos. Ese cálculo le dio como resultado 3.04 por ciento ó 3.6 millones de pobres adicionales.

El “Informe de la Política de Desarrollo Social 2015”, elaborado por el Coneval, abona al cálculo de Bolvinik Kalinka, uno de los mayores estudiosos de la pobreza en México. El documento expone que en 23 años, el ingreso en los hogares mexicanos no se ha elevado, en tanto que los programas sociales no han llegado mientras que los productivos tampoco reflejan los resultados adecuados.

El panorama de los pobres en México no es uno solo. Se desgrana en diferentes estudios y visiones. Ahí está el reporte “Prosperidad compartida y erradicación de la pobreza en América Latina y el Caribe”, también basado en el ingreso. En ese documento se lee: “la pobreza no ha disminuido en los últimos 20 años. Una medición basada en el ingreso muestra que la tasa de pobreza en México es la misma que en 1992”.

Los números del organismo mundial difieren de los del Presidente de México, Enrique Peña Nieto. No hablan de reducción sino de un aumento tanto de los pobres como de los pobres extremos. Si se les mide por ingreso, el número de mexicanos en extrema pobreza (que no tienen para completar una canasta básica alimentaria) se ubica en 23.1 millones de personas, la cifra más elevada desde 1988. Y están los otros, los de la pobreza moderada, que alcanzan 61.4 millones de mexicanos, el mayor número desde 1996.

Por ahora, no se encuentra un diagnóstico alentador en las fuentes oficiales y no oficiales que describan esa oscura zona que es el hambre. En 20 años, el nivel de pobreza apenas ha variado un punto porcentual: de 53.1 por ciento en 1992 a un 52.1 en 2012. En estos momentos, hay por lo menos 53.3 millones de pobres y, de continuar la tendencia, en 2018, en el último año de Gobierno del Presidente Peña Nieto, la cifra alcanzaría los 55 millones de personas, según el mismo Coneval.

El politólogo Eduardo Huchim May estimó que con desaceleración económica, la población pobre va a crecer y sólo sin manipulación política podrían verse los resultados de la Cruzada; pero acotó que este tipo de programas “quedan supeditados por la naturaleza de sus padrones a los tiempos políticos de México”.

Hasta su Segundo Informe de Gobierno, rendido el 1 de septiembre de 2014, Enrique Peña Nieto no había presentado una política de abatimiento a la pobreza y sólo se contaba con la Cruzada Nacional contra el Hambre. Ese día, el programa Oportunidades fue renombrado como Prospera.

¿QUÉ ES EL HAMBRE EN MÉXICO?

El paisaje numérico del hambre en México no es uniforme. Depende de las diferentes visiones académicas que a veces, sólo arrojan números sin rostro ni alma. De hecho, no hay un acuerdo sobre qué es, cómo se siente y quiénes sienten el hambre en este país.

Para los objetivos de la Cruzada Nacional, el hambre es “la situación que enfrenta una persona al encontrarse en pobreza extrema y con carencia alimentaria. Esta definición de hambre considera tanto el ingreso por debajo de la línea de bienestar mínimo, que representa el costo de una canasta de alimentos mínimos necesarios para tener una nutrición adecuada, así como la carencia de acceso a la alimentación, que se basa en el concepto de inseguridad alimentaria”.

En 2014, a un año de iniciada la Cruzada, el mismo Coneval indicó en su informe que el programa carecía de precisión en cuanto al concepto del hambre. “Se utilizan distintas definiciones y se desconoce si se usa el criterio de carencia de acceso a la alimentación o si se refiere a quienes padecen desnutrición”, quedó asentado en el documento.

En el mismo informe, el organismo señaló que la cobertura de la Cruzada pasó de siete millones 600 mil a siete, lo que implicó que el hambre de 600 mil que al principio fue prioritaria para el Gobierno federal, dejó de serlo en un año.

Adolfo Sánchez Almanza, del IIE de la UNAM, acotó que el desacuerdo sobre el concepto permite “un paisaje donde los números son diferentes según lo que se desee decir. En el desconcierto surge una retórica que siempre se ha usado mientras la crisis no cede”.

*Información de www.sinembargo.mx

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.