Por Leticia Villaseñor

Cuernavaca, Mor., 29 de julio.-  “El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) expresa su más amplia solidaridad y apoyo a la familia de nuestro compañero Julio Huerta Vivar, quien formaba parte del grupo de encuestadores encargados del levantamiento de la Encuesta Nacional de Consumo de Energéticos en Viviendas Particulares (ENCEVI), en la ciudad de Cuautla, Morelos y la zona conurbada, donde se reportó su desaparición”, cita un comunicado del instituto.

El pasado jueves familiares de Huerta Vivar reportaron su desaparición, sin embargo la Fiscalía General del Estado difundió la ficha de levantamiento del trabajador del Instituto, quien fue localizado con un disparo la tarde del domingo en un cañaveral, ubicado en la colonia Campo de en medio perteneciente al municipio de Cuautla.

De acuerdo con diversas versiones Julio Huerta Vivar desapareció alrededor de las 23:00 horas del pasado jueves después de concluir sus actividades laborales.

El Instituto prometió que brindará a la familia el apoyo económico para cubrir los gastos funerarios derivados de esta situación, así como en la gestión inmediata y expedita de los trámites para que los deudos obtengan el seguro de vida y los derechos pensionarios estipulados en la ley del ISSSTE.

Las agresiones en contra del personal del Inegi no son nuevas. Desde 2010 se han documentado más de un centenar de ataques, desde retención ilegal de los trabajadores, desapariciones, acosos, robos y asesinatos.

El año pasado, el portal de Milenio publicó que en los últimos ocho años, el personal operativo del instituto que trabaja en la calle entrevistando a habitantes casa por casa para obtener información para los censos, encuestas y otras tareas denunciaron 139 casos. De esos, 31 fueron cometidos en Ciudad de México, 24 en el Estado de México y otras siete en Jalisco.

Las agresiones contra el personal encuestador fueron robo con amenazas, de los cuales se han cometido 94; robo simple, 28; robo y lesiones, 10; robo con violencia, cuatro; daño, dos y desaparición forzada o privación de la libertad solo hay un caso, según las estadísticas. El caso de desaparición forzada o privación de la libertad contra un hombre se denunció ante las procuradurías local y federal el 12 de marzo de 2013, en San Fernando, Nuevo León, donde realizaba actividades relacionadas con proyectos geográficos del Inegi. En Ciudad de México los delitos que más frecuentemente se han cometido son robo y amenazas, robo y lesiones y robo simple.

Para garantizar la integridad física del personal de campo, el Inegi aseguró que reforzará acciones y protocolos de seguridad y en el caso del asesinato en la entidad morelense, se mantendrá atento a los resultados de la investigación que realiza la Fiscalía General para el esclarecimiento de lo ocurrido.

Por