Por Leticia Villaseñor

Cuernavaca, Mor., 7 de febrero.- El exfiscal especial Fernando López Vázquez, contratado por la Fiscalía General del Estado de Morelos para encabezar las indagatorias sobre el asesinato de la alcaldesa de Temixco Gisela Mota, duplicó funciones al trabajar en la entidad morelense en el encargo referido y al mismo tiempo aceptar el cargo de defensor en la Ciudad de México en la Fiscalía de Juzgados Familiares.

El 2 de enero de 2016, a unas solo horas de que Mota Ocampo tomó protesta como presidenta municipal de Temixco, un comando armado ingresó a su domicilio y la asesinó frente a su familia. En la refriega, dos sicarios fueron abatidos y otros cuatro detenidos.

El día 19 de febrero se informó sobre la detención de otros dos jóvenes implicados en el asesinato, quienes fueron vinculados a proceso por el homicidio de la alcaldesa perredista.

Una semana después, el 24 de febrero, el fiscal general del estado Javier Pérez Durón anunció la conformación de la Fiscalía especial

Fernando López Vázquez fue nombrado el responsable de la fiscalía en la que estuvo acompañado por Salomón Baltazar Samayoa, Gabriel Regino García, Patricia González Rodríguez, Enrique Díaz Aranda y Fernando Elzaurdia Sordani.

Acorde a la nómina de la propia Fiscalía, publicada en la página de Transparencia del Gobierno del Estado, López Pineda percibió un sueldo mensual neto de 62 mil 428 pesos por dicha encomienda.

A decir de Pérez Durón, el fiscal especial sólo estuvo en el encargo poco más de un año como consta en la carta de renuncia de Fernando López, con fecha 15 de marzo de 2017, para ser efectiva a partir del día 31 del mismo mes.

Pero en otro documento oficial de la Fiscalía de Juzgados Familiares de la Ciudad de México, en la carpeta de investigación CI-FCH/CUH-6/UI-2 S/D/00094/02-2016,  López Vázquez aceptó el cargo de defensor de Pedro Alonso Dacal, con fecha 07 de julio de 2016, es decir, a la par que ostentó el cargo de fiscal especial en Morelos.

Según lo contenido en la Ley Estatal de Responsabilidades de los Servidores Públicos de Morelos, la duplicidad de cargos públicos se constituye en un delito.

Previo a su llegada a Morelos, Fernando López fue fiscal en la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México, coordinador general de la Unidad en Investigación de Tráfico de Menores, Indocumentados y Órganos de la Procuraduría General de la República.

El funcionario es acusado de tráfico de influencias en la Ciudad de México, para obtener ventaja en procesos jurídicos lo que está penado por la ley.

Por