Por Justino Miranda

TEJALPA, Mor.- Miguel Ángel Osorio Chong camina entre los pocos asistentes al mitin de apoyo al candidato a gobernador de Morelos. Habla de congruencia política y lealtad al PRI.

Lanza críticas contra las administraciones del PAN y PRD que por 18 años han gobernado el estado de Morelos. Subraya los escándalos en los 12 años de gobiernos panistas (2000-2012) y de aquel mandatario y sus viajes en el helicóptero oficial.

“Morelos lleva 18 años con malos y pésimos gobiernos, corruptos. Primero llegaron los azules y dijeron que venían resolver todos los problemas. Entre escándalos de helicópteros se echaron 12 años que fue un desastre para Morelos, y un gobierno que esta todavía, que hay que sacarlo. Un gobierno de izquierda que también se decían limpios y transparentes pero ni en su casa ni para gobernar”, grita Osorio.

Y más adelante alude al gobernador Graco Ramírez de manera indirecta. “Ha sido un gobierno de espalda a la población y hoy quiere imponer a su hijo para cubrir todo lo malo que hizo en el gobierno”.

Osorio lleva 10 minutos de discurso y mantiene en reserva las menciones contra Cuauhtémoc Blanco, puntero en las encuestas, candidato del PES que abandera la coalición Juntos Haremos Historia en el estado.

Una voz tímida alcanza a cuestionar ¿y el Cuauh? pero Osorio nada contesta o aparentemente no oye.

Luego habla de congruencia y lealtad al partido que abre la puerta a las candidaturas. Cuenta su experiencia de cuando no fue favorecido con la candidatura presidencial. “Una vez que decidió mi partido el candidato, fui y le levanté la mano a nuestro candidato a la presidencia Pepe Meade”, dice y arranca ovaciones.

Miguel Osorio pide apoyo para los candidatos a gobernador, senadores, diputados y presidentes municipales, y pide poner un alto “a quien han gobernado de un lado y otro y los otros que no tienen idea de gobernar, ni la menor idea de qué hacer, que no conocen sus problemas”.

Y entonces se le pregunta:

Hay un señalamiento en Morelos de que usted es el padrino político de Cuauhtémoc Blanco, no escuchamos ninguna crítica hacia él.

“Pues a lo mejor no la escuchaste tu. Dije muy claro que hay gente que no sabe gobernar, que no tiene ninguna experiencia. A ellos me refería”, responde.

¿Cuauhtémoc Blanco es su ahijado político?

“No, no, no tengo ninguna relación con él, absolutamente”, dice Osorio Chong con evidente enfado en el rostro.

El enojo no es para menos. Desde 2017 un sector de la población apuesta que Miguel Ángel Osorio protegió a Blanco Bravo de las denuncias ante la Fepade por la alteración del Registro Federal de Electores al tramitar su credencial de elector en Morelos con documentos apócrifos.

En Morelos aseguran que Osorio también ayudó al Cuauh para impedir que lo depusieran del cargo mediante los distintos juicios políticos.

Por eso cuando Osorio habla de congruencia política y lealtad al PRI algunos asistentes intercambian miradas y expresiones de duda en el rostro.

Pero el exgobernador de Hidalgo cumple con su partido tradicional, el PRI, y con discurso levanta un poco el ánimo de este reducido número de priistas que acudió a escuchar las propuestas de Jorge Meade, el priista que busca convencer a los electores sin la entrega de despensas, dinero o bultos de cemento, dice.

Por