Redacción SL

Cuernavaca, Mor., 6 de marzo.- Rosario Robles, titular de la Sedatu, encaró los reclamos por la falta de recursos del Fondo Nacional de Desastres (Fonden) para los damnificados del sismo del pasado 19 de septiembre, y reconoció que al gobierno federal le falta depositar la cuarta ministración pero, dijo, será cubierta antes de que termine el mes.

El secretario de Gobierno en Morelos, Ángel Colín López, también admitió retraso en la entrega de 30 mil pesos a cada familia con daño total a su vivienda, pero subrayó que la demora fue resultado de los trámites para conseguir el dinero en el Banco Nacional de Obras (Banobras).

Colín sostuvo que la parte proporcional que corresponde al gobierno del estado, el 25%, será entregado a más tardar el 16 de marzo.

La reunión con damnificados de la zona sur, norte y oriente, así como personal de gobierno del estado y diputados federales, ocurrió un día después que las familias con casas dañadas por el temblor cerraron el Paso Exprés en demanda de diálogo con las autoridades de la delegación de Sedatu, cuyas instalaciones ocuparon desde el jueves pasado.

Vía telefónica contactaron a la titular de Sedatu y acordaron el encuentro pero antes Rosario Robles cesó al delegado Rodrigo Peña Zepeda.

En la reunión, la secretaria de Estado y el secretario de Gobierno afirmaron que a partir de mañana agendarán reuniones de damnificados con la Sedatu para atender todas las quejas e inquietudes que tengan con el Fonden.

Durante el encuentro hubo quejas constantes sobre la ayuda parcial a los damnificados porque funcionarios de Sedatu informaron que el monto era de 30 mil mientras que la secretaria Robles Berlanga, confirmó que solamente son 15 mil pesos.

Otros damnificados expresaron inquietud respecto del monto depositado ya que no ha sido igual para todos e insistieron que varias familias no tienen ningún depósito.

En entrevista Rosario Robles desglosó la entrega de recursos para el grupo de damnificados de Jojutla, la zona con más daños humanos y materiales.

Dijo que en ese municipio entregaron 15 mil 801 tarjetas bancarias de Bansefi de las cuales 6 mil 104 son de daño total y 9 mil 697 son parcial. Para el daño parcial entregaron el 92% de las tarjetas, dijo.

Respecto al daño parcial de las viviendas aseguró que ha sido cubierto en su totalidad la entrega de tarjetas y recursos, y anunció que a partir de mañana recorrerán los municipios para corregir los errores de los gobiernos federal y estatal.

Por su parte la comisión de damnificados de Jojutla informaron que personal de las dependencias federales y estatales, involucradas con la reconstrucción, realizarían visitas a los municipios, empezando por Jojutla, para revisar los casos con irregularidades.

A los damnificados se les aclaró que en el caso de los afectados con daño parcial sólo recibirán 15 mil pesos y no uno de 30 mil pesos como demandaban. En el caso de la familias que no han recibido ningún apoyo podrán ser incluidos en el Fonden o el programa de Unidos Por Morelos, que creó el gobierno estatal para apoyar a los afectados por el sismo. Pero se aclaró que no podrán estar en los dos programas.

El edil de Jojutla Alfonso Sotelo, presente en la reunión, acusó a Sedatu de dejar pendientes 250 demoliciones y ahora son atendidos por el ayuntamiento, pero el gobierno federal sostuvo que ya no tendrá injerencia.

Sobre el tema, el secretario de gobierno insistió en que debe haber una investigación por parte de la Secretaria de la Función Pública (SFP) porque existe la sospecha de que en la delegación hicieron mal uso de los recursos destinados la demolición.

Por su parte el diputado federal, Javier Bolaños Aguilar, uno de los promotores de la protesta, solicitó al gobierno federal transparentar el padrón de damnificados de todos los municipios del estado, para conocer el avance en la entrega de los recursos comprometidos.

Por