Por Leticia Villaseñor

Cuernavaca, Mor., 5 de enero.- Desde diciembre de 2012 a la fecha se cuentan 907 personas desaparecidas y de ese total 450 siguen desaparecidas, 431 están localizadas y 26 fueron asesinadas.

Uno de los casos es el de Alfredo Vallejo Fuentes de 46 años de edad, oriundo del municipio de Xochitepec, quien realizó un viaje a la ciudad de Chilpancingo, Guerrero a principios de diciembre de 2012, cuando iniciaba la administración perredista. La familia perdió contacto con el hombre y la denuncia por desaparición fue hecha el día 4, pero hasta ahora se desconoce su paradero.

El último registro de desaparición fue el de un hombre de 66 años,  Luis Lorenzo Serrano Calixto, reportado extraviado el 25 de diciembre luego de abordar una unidad de transporte público en Cuernavaca. Cuatro días más tarde fue localizado.

Acorde a las fichas de desaparición difundidas por la Fiscalía General del estado, la Procuraduría General de la República (PGR) y el  Registro Nacional de Datos de Personas Extraviadas o Desaparecidas (RNPED) del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, 432 hombres fueron reportados como desaparecidos, 269 siguen sin ser encontrados, 144 fueron localizados y 19 asesinados, en cuanto a las mujeres, son 475, de las cuales 181 aún siguen extraviadas, 287 localizadas y siete asesinadas.

 

Desapariciones duplicadas, adolescentes principal blanco

Cada año el número de personas extraviadas va en aumento. De las fichas emitidas por las autoridades federales y estatales publicadas en sus páginas de internet y redes sociales, durante el cuarto trimestre de 2012 sólo se difundieron dos fichas de búsqueda y localización, mientras que en 2013 la cifra se elevó a 13 y en 2014 fueron 42, 14 fueron localizados y una persona fue asesinada.

Para 2015 la cifra se duplicó a 99, 60 localizados, 34 desaparecidos y cinco asesinados. Un año después, el fenómeno de desapariciones se triplicó y llegó hasta 287 desaparecidos, 154 localizados, 125 extraviados y ocho asesinados. Este año de nueva cuenta la cifra se duplicó hasta los 484 casos, 231 localizados, 241 aún sin localizar y 12 asesinados.

El municipio de Cuernavaca, por su índice poblacional es el de mayor número de denuncias con 108 que corresponden a 57 hombres y 51 mujeres; 32 masculinos fueron localizados uno de ellos sin vida, y 33 mujeres.

El caso de Cuautla, al oriente de Morelos, también registra un repunte alarmante en desapariciones, en especial durante el mes de noviembre donde se denunciaron 50 desapariciones 15 de ellas en ese municipio. Durante este año fueron 75 los casos, 32 de ellos eran hombres y solo localizaron a 10. Las otras 42 desapariciones son  mujeres de las cuales 20 fueron localizadas , una de ellas sin vida.

El tercer municipio con el mayor número de casos es Jiutepec con 54, que corresponden a 24 hombres, 14 localizados, dos de ellos sin vida, así como  30 mujeres de las que 13 permanecen sin ser localizadas.

Jojutla fue el más mortífero para las víctimas de desaparición ya que de 23 casos, 13 hombres y 10 mujeres, cinco fueron localizados sin vida y con huellas de tortura. Tres de las víctimas fueron hombres y dos mujeres, una de ellas embarazada.

El sector más vulnerable es el de los adolescentes, de 10 a 17 años de edad. En 2017 fueron reportados 160 casos, 38 hombres y 122 mujeres, 23 jóvenes fueron localizados y 84 jovencitas.

En el año se emitieron 12 alertas Amber, cinco de ellas permanecen activas. Al menos en cinco casos, las desaparecidas fueron adolescentes entre 12 y 14 años quienes conocieron a hombres mayores de edad, en algunos casos mayores de 50 años, en redes sociales y fueron convencidas por éstos para abandonar su hogar. Pese a ello, la fiscalía emite las fichas de localización con la leyenda “Localizada, Sana y salva” y no informa sobre el inicio de averiguaciones relacionadas con ningún delito, pese a ser un modus operandi en los llamados “enganchadores o novios profesionales” para que las adolescentes sean víctimas de trata de personas.

El grupo de jóvenes es el segundo en mayor riesgo de desaparecer ya que de los 18 a los 29 años de edad hubo 128 desapariciones y el 60% no fue localizado, además hubo siete jóvenes hallados sin vida. Igual situación guarda el grupo de adultos, de 30 años en adelante, con 123 casos de los cuales sólo fueron localizadas 51 personas seis de ellas muertas.

Madres desaparecen con sus hijos

Este año se denunciaron 26 casos por desaparición de 26 madres que desaparecieron con uno, dos, tres y hasta cuatro hijos. La mitad de los casos se resolvieron. La mayoría de las mujeres que regresaron al hogar fueron madres jóvenes con un hijo. De los 26 casos 6 fueron en Cuernavaca, 4 en Cuautla donde ninguna de las madres e hijos han vuelto a casa, tres en Xochitepec, dos en Temixco, Yautepec y Jiutepec, y uno en Yecapixtla, Ocuituco, Tlaquiltenango, Tlaltizapán, Ayala, Jojutla y Amacuzac.

En el sexenio, el número de desapariciones alcanzó los 50 casas, tres de ellos fueron los padres quienes fueron reportados como desaparecidos con sus hijos. También ay al menos una veintena de casos de hermanos menores de edad que han desaparecido y no han sido localizados.

A esta lista ay que sumar el caso de los jóvenes que han desaparecido en más de una ocasión. De los 16 difundidos, nueve son menores de edad y al menos la mitad de ellos no han sido localizados. En esta lista se ubicó la desaparición de un obre de 88 años de nombre Servando, quien a finales de septiembre pasado se perdió en el municipio de Xochitepec, fue localizado a finales de octubre pero un par de semanas más tarde, el octogenario volvió a ser reportado como desaparecido pero del municipio de Yautepec.

En ninguno de los casos, la fiscalía, la PR o el RNAPED dan cuenta de lo sucedido con los desaparecidos, dónde estuvieron, con quién, bajo qué circunstancias, por qué desaparecieron, si fue por circunstancias adversas, amenazas, malos tratos, abusos físicos, verbales, sexuales, laborales, o por ser víctimas de algún delito.

Por