Por Leticia Villaseñor

CUERNAVACA, Mor., 19 de agosto.- Tocaron a la puerta y Miguel Cervantes atendió. Era personal de la Procuraduría de la Defensa del Menor que, en atención a una queja interpuesta en la Comisión Estatal de Derechos Humanos del Estado de Morelos, querían verificar las condiciones familiares de Daniel, un pequeño transexual de 8 años. De víctimas, los padres de Daniel, Carmen y José se volvieron “victimarios”.

A finales de 2013, los padres de Dany recibieron un recado de Fundación Don Bosco, una institución educativa privada a cargo del sacerdote Antonio Sandoval, presidente del Consejo de Desarrollo Social del estado. Dicho plantel se ubica en la colonia Carolina de Cuernavaca. El motivo, el mal comportamiento de Dany.

A partir de entonces, los padres del pequeño enfrentaron un hostigamiento por parte del personal administrativo y académico, haciendo señalamientos contra el menor por sus tendencias transexuales ya que el infante desde los 5 años se asume como niña.

“Desde que inscribí a mis hijos –Dany tiene un gemelo-, comenté la situación de mi hijo y me dijeron que en la fundación ‘había espacio y lugar para todos’”, relató Carmen.

Pero dicha afirmación se diluyó cuando abrumaron a los padres con recados de los profesores acusando mal comportamiento de Dany, rabietas e incluso un supuesto intento de suicidio.

“El niño enfrenta serios problemas psicológicos, se puso en un riesgo gravísimo y no sólo a sí mismo, también para sus compañeros”, declaró el mismo padre Sandoval para justificar la expulsión de la que fue objeto el niño, a mediados de mayo.

Los papás y Susana Díaz, defensora de Derechos Humanos “Digna Ochoa”, emprendieron una batalla en contra de lo que consideran un acto de discriminación por las tendencias sexuales del menor.

“Carmen y José así como personal docente de la fundación, se reunieron para tratar el comportamiento de Daniel, -detalla Susana-, esto fue a principios de año. Hubo un par de reuniones donde claramente se estipuló que los padres debían estar más al pendiente del niño, si notaban cambios de humor, de igual modo la escuela se comprometía a dar talleres de diversidad sexual”, ya que los papás y Dany denunciaron el acoso que el pequeño sufría de algunos de sus compañeros, e incluso de la misma maestra encargada del 3B, Edith “N”, quien “simplemente ignoraba a Daniel si él se quejaba de alguno de sus compañeros”, acusaron los padres.

«Nunca hubo un sólo taller de sensibilización o diversidad sexual mientras Daniel y su hermano estuvieron ahí», declaró Carmem.

A mediados de mayo, el pequeño fue suspendido de forma indefinida. “Es muy berrinchudo, no tiene un buen comportamiento e incluso tiene tendencias suicidas”, argumentaron docentes y directivos, sin que, en ese momento, constara ningún certificado médico o psicológico oficial.

 

Ante ello, los papás y Susana Díaz interpusieron la queja ante la Cdhem, 393/2014-5, por discriminación, así como al Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred).

El visitador Daniel Portugal se hizo cargo de la queja e incluso acompañó a los padres a la escuela, para que el pequeño fuera recibido y pudiera terminar con su ciclo escolar. DE nada sirvió, Dany fue rechazado de nueva cuenta.

“Le sugerimos a la mamá que le pusiera un psicólogo sombra –que acompañara a Daniel en todo momento-, pero al parecer los papás se negaron”, declaró Sandoval Tajonar. Dany terminó el ciclo desde casa. “no me pude despedir de mis amigas”, lamentó el menor. Carmen y su esposo cambiaron de escuela a sus dos pequeños, relativamente cercana a la casa. “Es un reto para mí», admitió su nueva profesora.

Como la queja ante Derechos Humanos sigue su curso, los padres buscaron quién hiciera el diagnóstico del menor y refutar las acusaciones que el propio sacerdote hizo sobre la psique del Dany. Fue así como en el Instituto de la Educación Básica del Estado de Morelos (Iebem), en la Unidad de Orientación al público, la doctora Mayra Santoveña Arredondo, luego de cinco sesiones con el menor, determinó que “Daniel ‘N’, no presenta signos de un estado emocional ansioso o depresivo que lo ponga en riesgo contra sí mismo”, el dictamen tiene fecha del 14 de julio del presente año.

El resultado fue reportado a la Cdhem, “pero no metimos el oficio entonces porque quien llevaba el caso, Daniel Portugal, estaba de vacaciones y nos comentó que regresaría hasta el 18 de agosto”, relató Susana.

 

De víctimas a victimarios

El día 11 de agosto, Carmen recibió una llamada inquietante. Era Lucero Manzanares, directora de Trabajo Social del Dif estatal quien pedía una visita domiciliada. Al cuestionarle las razones, fue enterada que Fabiola Colín, secretaria técnica de la Cdhem pidió, con carácter de urgente, una visita a casa de la familia de Daniel por supuestos maltratos. Carmen se negó a recibirlos, sin embargo, personal de la Procuraduría del Menor, un psicólogo y un trabajador social se presentaron en su domicilio. Su padre, don Miguel, les impidió el paso.

“Daniel se fue a esconder, le causó un estrés, cree que se lo van a llevar a un albergue. ‘Si yo no he hecho nada’, dice”, contó Susana.

Al presentarse en la Cdhem, el personal del lugar dijo que “la licenciada Colín sólo obedece órdenes de la presidenta”. Se refieren a Lucero Benítez Villaseñor, titular de la Comisión.

“No permitiré intromisiones en la vida de mis hijos”, advirtió Carmen en el oficio que dejó en Derechos Humanos. “Tres meses después que violentan a mi niño (Daniel) ninguna autoridad ha hecho algo para apoyarlo.

“Si la Cdhem quiere que mi hijo sea entrevistado por un psicólogo, le ruego me fundamente y motive tal petición”, se lee en el oficio que entregó a dicha instancia para Benítez Villaseñor.

“Por qué no investigan a Fundación Don Bosco, al padre Sandoval, al personal docente de la escuela, mi hijo ha sido la víctima en este caso, ha sido violentado, excluido y ahora aterrorizado por las propias instancias gubernamentales que deberían protegerlo de cualquier agresión”, cuestionó Carmen.

El caso continúa ya que la Cdhem reiteró la petición urgente para que la familia de Daniel sea inspeccionada a fondo. “Nos quieren hostigar para que quitemos la queja pero no lo van a lograr, nadie nos ha detallado los motivos de la supervisión ni quién la promueve”, advirtió la madre de los pequeños.

Foto: Tony Rivera / ciudadanos.mx

Por

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El tiempo se ha agotado, debes dar refresh para cargar de nuevo