Redacción SL

Berriozábal, Chiapas, 28 de enero.- Durante el cierre de su gira por Chiapas, Andrés Manuel López Obrador, candidato único por Morena, se hizo acompañar por el alcalde de Cuernavaca Cuauhtémoc Blanco Bravo, de quien dijo, fue el mejor calificado en una encuesta, con lo que dio el espaldarazo de nueva cuenta a la designación del exfutbolista a la gubernatura de Morelos por la coalición Morena-PES-PT.

“Cuauhtémoc Blanco es un gran deportista pero además un buen dirigente social y buen gobernante, es alcalde en Cuernavaca, muy asediado por el gobernador de Morelos de quien es preferible olvidar su nombre… en una encuesta fue el mejor calificado en el estado de Morelos, el pueblo es sabio, sabe lo que le conviene, nos da gusto que nos acompañe aquí en Berriozábal, Chiapas”, fueron las palabras de López Obrador en un video que difundido esta tarde en sus redes sociales oficiales.

Sin embargo, ningún partido de la coalición ha hecho oficial el “gane” del Cuauh en la encuesta realizada entre el exjugador del balompié que va por el PES, y el senador por Morena Rabindranath Salazar Solorio, a pesar de que esta es la segunda ocasión que el precandidato único de Movimiento Regeneración Nacional a la presidencia del país.

Cuauhtémoc Blanco fue candidato por el PSD en 2015 a la alcaldía de Cuernavaca, partido al que le volvió la espalda a tan sólo meses de iniciar su mandato. Con ello, los hermanos Julio y Roberto Yáñez, a quien despidió como su secretario general del ayuntamiento, arremetieron en su contra y “revelaron” que el ahora alcalde falseó documentos para acreditar la residencia de cinco años obligatoria para cualquier candidato a ese puesto.

Las denuncias fueron iniciadas por el Instituto Nacional Electoral y la Fiscalía Especializada Para la Atención de Delitos Electorales (Fepade), además de tres juicios políticos en su contra y el amago reiterado de su destitución y de todo el cabildo por no pagar laudos labores ni el adeudo millonario con una empresa de basura.

Fue desacreditado por el gobernador Graco Ramírez desde su elección, y el año pasado una crisis de agua potable acrecentó la disputa entre ambos mandatarios.

El Cuauh formó parte del Frente Amplio Morelense (FAM) organización contraria a las políticas impuestas por Graco Ramírez formada en agosto de 2016. A mediados del año pasado, participó sólo en el inicio de una caminata de sus principales líderes, tales como el exrector de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos, Alejandro Vera, Javier Sicilia y el obispo de Cuernavaca Ramón Castro, hacia la Secretaría de Gobernación para plantear la problemática sobre la presunta persecución política en su contra por declararse abiertamente contrarios al mandatario perredista.

Desde entonces, el exjugador no ha sido visto en un acto organizado por el Frente. Sobre la detención de Alejandro Vera, ocurrida la semana pasada en un restaurante de Cuernavaca, por el delito de abuso de confianza, el Cuauh sólo declaró que fue triste ver esas imágenes, pero no hizo declaración alguna ni en sus redes sociales oficiales, a pesar de que fue uno de sus principales aliados políticos.

Por