De la Redacción

Cuernavaca, Mor., 23 de febrero.- A casi dos meses del inicio del año 2018, especialistas de la Delegación Morelos del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), recomiendan no desistir de los propósitos de año nuevo, entre ellos mantener una alimentación balanceada.

Dulce María Araujo Mendoza, Coordinadora Delegacional de Nutrición, indicó que dentro de los propósitos de año nuevo invariablemente está el de bajar de peso; sin embargo advierte, no es solo bajar de peso, la meta es la transformación de patrones de vida que se tienen para lograr un impacto en la salud.

Al respecto, la especialista en nutrición enfatizó que un estilo de vida sedentario y el sobrepeso u obesidad, es resultado de una dieta inadecuada y aumenta el riesgo de desarrollar enfermedades como la diabetes e hipertensión arterial en edades muy tempranas.

Por lo cual, señaló que la obesidad es un factor de riesgo para el desarrollo de enfermedades crónicas como: diabetes, hipertensión arterial, enfermedades cardiovasculares, osteoartritis, y algunos tipos de cáncer como de endometrio, mama y colón, la mayoría se encuentran en las primeras causas de mortalidad en México.

En este sentido, Araujo Mendoza mencionó que la Delegación Morelos del IMSS tiene un programa llamado NUTRIMSS “Aprendiendo a comer bien”, dirigido a adolescentes a partir de los 15 años, adultos y adultos mayores; una estrategia que brinda conocimientos, habilidades y herramientas para que las personas tomen las mejores decisiones para una alimentación correcta y consumo de agua simple; además, promueve que el paciente participe en el autocontrol.

Finalmente, la nutrióloga invitó a los derechohabientes a participar, acudiendo a cualquiera de las de las 24 Unidades de Medicina Familiar (UMF), a los módulos PREVENIMSS, a los servicios de trabajo social o a los consultorios de nutrición de su unidad para realizar la valoración correspondiente.

Por