Por Leticia Villaseñor

Cuernavaca, Mor., 9 de marzo.- El proceso sancionador que pretende el  Consejo Estatal Electoral (CEE) contra el edil Cuauhtémoc Blanco Bravo, fue desdeñado por el defensor legal del exdeportista, Cipriano Sotelo Salgado, quien tildó de niñerías e improcedente el acuerdo a la vez que acusó que dicha acción busca entorpecer el registro como candidato a la gubernatura del actual edil de Cuernavaca, Cuauhtémoc Blanco Bravo.

Ayer, el Consejo acordó por mayoría iniciar de oficio un procedimiento ordinario sancionador en contra de Blanco Bravo  por presuntamente cobrar 7 millones de pesos para ser candidato a edil por el Partido Socialdemócrata (PSD) en los comicios de 2015.

Los consejeros partieron de la denuncia pública que hizo Roberto Yáñez Moreno, exsecretario de Gobierno de Cuauhtémoc Blanco, en el noticiario de Denise Maerker en agosto de 2016, en el que exhibió un presunto contrato de prestación de servicios supuestamente firmado por Blanco Bravo para ser candidato del PSD a cambio de 7 millones de pesos.

Cipriano Sotelo recordó que ante dichas acusaciones, como defensa de Blanco presentó una denuncia en la Fiscalía general del Estado contra quién resultara responsable por la firma presuntamente apócrifa. Dicha instancia se contradijo al exhibir un primer dictamen en el que uno de sus peritos determinó que la rúbrica era falsa, ante la inconformidad de la parte imputada (Yáñez Moreno).

En un segundo dictamen, el resultado fue positivo lo que causó suspicacia para la defensa que pidió un dictamen hecho por la Procuraduría General de República (PGR), el cual nunca se concretó debido a que el exfiscal Javier Pérez Durón entregó de manera indebida, acusó Sotelo Salgado, el contrato a la parte señalada quien supuestamente extravió el documento en un taxi el día que lo llevaba al tercer peritaje.

“Bajo qué circunstancias el Impepac investiga un documento que está perdido, si en este caso el imputado que es Roberto Yáñez se los negó tanto a la Fiscalía como  a la PGR, de dónde lo sacaron o cuándo apareció, los consejeros deben asumir su responsabilidad  y no prestarse a esos juegos que desacreditan al instituto, qué podemos esperar de ellos en la elección”, cuestionó.

El abogado señaló que el proceso sancionador que pretenden iniciar, a más de un año del hecho, no es lo que le causa preocupación, sino la actitud parcial de los consejeros que sólo “enrarecen el clima político-electoral. Es a todas luces improcedente, puntualizó, para que Cuauhtémoc no sea admitido en el proceso, por lo que exhortó a los consejeros a actuar conforme lo establece la ley.

Por