Por Diana Valderrábano

Cuernavaca, Mor.- El consejero presidente del INE, Lorenzo Córdova Vianello, afirmó que la democracia en México adolece de una serie de problemas que son sus principales desafíos: la pobreza, la profunda desigualdad que caracteriza a nuestra sociedad, la impunidad, la corrupción y la rendición de cuentas como un desafío todavía por concretarse y la inseguridad, sin lugar a dudas.

Todos estos, afirmó, pueden traducirse como problemas derivados de derechos no cumplidos, o no satisfechos, de ahí que la rol del Poder Judicial sea fundamental, no porque vaya a resolver los problemas porque son estructurales, pero su rol es fundamental en la solución de los mismos.

Córdova ofreció la conferencia magistral “Democracia en el Siglo XXI” en el Congreso de Morelos, y después declaró que el tema de la seguridad no ha inhibido la recreación de las vida democrática a través de las elecciones, “pero evidentemente es un tema que puede poner en riesgo a las elecciones”.

Para el consejero presidente la inseguridad forma parte de los desafíos a futuro porque es un tema estructural “y no creo que se vaya a resolver de la noche a la mañana”, expresó.

Agregó que el asunto involucra distintas responsabilidades y por tanto tratar de inocular el riesgo de que la inseguridad vulnere o altere la realización de los procesos electorales en el futuro, pasa por una acción coordinada de las instancias del Estado pero también de las responsabilidades de los partidos políticos, candidatos y con la sociedad para que escrute cada día mas a los candidatos de cara a la emisión del voto.

En rueda de prensa Córdova Vianello afirmó que la solución de la inseguridad no corresponde a los órganos electorales, como tampoco otros problemas nacionales a pesar de que todos éstos impactan en todos los ámbitos de la vida social, incluido, el electoral.

Por lo tanto únicamente recomendó a las autoridades electorales, en el momento de construir una elección, mantener una comunicación estrecha con las instancias gubernamentales locales y federales, encargadas de la seguridad pública.

El consejero presidente afirmó que esa coordinación permitió al Instituto Nacional Electoral desarrollar el proceso electoral del año pasado, sobre todo en algunas zonas aquejadas por el tema de la inseguridad. “Sí hubo algunos hechos que son absolutamente lamentables, no los minimizo, pero son aislados, que preocupan”, dijo.

Más adelante se refirió a la crisis de confianza que atraviesan los partidos políticos y los Congresos de los estados; una desconfianza, dijo, no propia de Mexico, sino de todo el mundo.

Ambos “son los pilares fundamentales de todo sistema democrático y debe preocupar la falta credibilidad de ellas. Estas dos encarnan la dimensional electoral de la democracia”, sostuvo.

Córdova Vianello aludió el Informe Latinobarómetro 2015 cuya medición ubica a México en el último lugar de insatisfacción ciudadana con la democracia en Latinoamérica. La media en América Latina es de 37%, pero en México es del 19% de insatisfacción.

El consejero presidente coincidió con la medición y destacó que se deben al descontento de la ciudadanía con sus instituciones “y las muchas pulsaciones autoritarias que pululan en el ambiente. No podemos dar por sentado que el boleto de ida a la democracia, que venturosamente hemos transitado en los últimos 35 años, es un boleto que no tiene aparejado un viaje de retorno, y por lo tanto a la democracia hay que entenderla, mejorarla y cuidarla”.

Argumentó asimismo que eso pasa por la ruta electoral y las elecciones del año pasado demostraron que a pesar de que México ha logrado construir un sistema electoral, en términos generales, robusto, sin duda perfectible, hay elementos que modificar en el sistema electoral, modificaciones que hay que hacerle a la reforma electoral de 2014, que instrumentó el nuevo modelo electoral, sostuvo.

“Ni la democracia llegó para quedarse pase lo que pases, ni las elecciones son la vida decantada y la única vía por la cual pueden pensarse en la regresión del poder político. “Son una forma de gobierno y un mecanismo que se han instaurado en el país pero tenemos que cuidarlos, hacernos cargo donde están los problemas que los mismo tienen porque siempre existe la posibilidad de una regresión autoritaria y eso,visto los grandes programas nacionales, es lo último que la sociedad mexicana se merece y necesita”, indicó.

Córdova Vianello también propuso que el tema de la inseguridad sea considerado como uno de los grandes desafíos para enfrentar y superar en el sistema democrático.

Por

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El tiempo se ha agotado, debes dar refresh para cargar de nuevo