Por Antonella Ladino

CUERNVACA, Mor.,  17 de agosto.- Las colecciones son objetos vivos que  cambian, por lo tanto un verdadero coleccionista depura y vende.  Ahora los intereses del experto giran a otra dirección por lo que decide vender piezas que adquirió hace tiempo y comprar más de acuerdo al presente.

La doctora Ana Garduño, especialista en historia del arte, abordó  temas como; las políticas culturales para entender el sistema de museos en México y cómo las políticas públicas y privadas han generado un mapa de museos en el país.

La especialista explicó también por qué el coleccionismo privado contribuye al desarrollo de una sociedad, no solo para el fomento del consumo  de arte o artesanía, sino sobre  el tema de los coleccionistas privados que al convertirse en expertos, contribuyen socialmente a valorar las piezas que la sociedad está produciendo. Además de que el coleccionismo privado ha generado museos importantes  y valiosos en México.

Las colecciones privadas en México

Hay una leyenda en cuanto al coleccionismo privado, se dice que  tienen malas intenciones y que buscan apropiarse del patrimonio cultural, sin embargo  hay muchos estereotipos equivocados. El coleccionista privado por característica social,  compra para exhibir y para difundir.  No existe coleccionista particular que quiera esconder sus posiciones ya que todos quieren exhibirlas porque eso les da prestigio, reconocimiento y distinción social.

Hay personas que compran  por pasión, por amor, por necesidad, por gusto  o porque no pueden dejar de coleccionar, pero también hay un asunto de prestigio y reconocimiento. Normalmente los coleccionistas prestan sus piezas, para exhibiciones, montajes temporales,  análisis,  publicación en libros o catálogos de lo contrario sino prestan sus objetos  no son coleccionistas, esa es la diferencia, detalló la especialista Garduño.

Aunque algunos compran piezas que valen mucho dinero, lo hacen sin una función humana y sin compromiso con sus piezas,  al negarlas a un museo  se entiende que  adquieren sólo por inversión o por otras razones pero carecen de  un coleccionismo sincero.

La aportación  de los extranjeros que voluntaria u obligadamente radican en México  ha nutrido la cultura del país, con su formación y conocimientos han enseñado a valorar el arte mexicano o el arte popular, ya que los museos están en constantes cambios y cada vez más ofrecen al espectador diferentes expresiones del arte.

Por lo tanto un coleccionista tiene una compulsión por comprar y vender, tener más y más,  porque de esa manera se convierten en expertos sobre las piezas de selección, salen piezas al mercado y no pueden sustraerse a la seducción de seguir ganando, puntualizó, la doctora Ana Garduño.

Esto en la conferencia que ofreció la especialista en el museo Brady, sobre el coleccionismo privado y arte.

Como ciclo de conferencias en el  Museo Brady, el próximo jueves 21 de agosto  el fotógrafo, crítico e historiador del arte Juan Rafael Coronel Rivera, ofrecerá una  charla.

A las 18:00 horas, en dirección Netzahualcóyotl 4, centro de Cuernavaca.

Por

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El tiempo se ha agotado, debes dar refresh para cargar de nuevo