Foto: Tony Rivera/CiudadanosMx

Por Leticia Villaseñor

Xochitepec, Mor., 9 de febrero.- El candidato presidencial  José Antonio Meade, hizo un reconocimiento a la lealtad de las Fuerzas Armadas involucradas en la seguridad pública del país, desde el estado de Morelos donde se reunió con la militancia priísta.

“Mi visita a este estado se da en el día de la Marcha de la Lealtad de las fuerzas Armadas, y no es coincidencia, pues cuando ha faltado la certeza han estado ahí para brindarle seguridad al estado”, dijo durante su discurso en el que afirmó que de llegar al poder en las próximas elecciones, incrementará los salarios, becas y créditos para viviendas a este sector, como un reconocimiento a su trabajo.

José Antonio Meade señaló que desde hace 18 años, Morelos no es reconocido ni por su clima ni su turismo, sino por ser el encabezado de innumerables notas rojas, por lo que prometió que con su “tocayo”, como se refirió al precandidato a la gubernatura Jorge Meade Ocaranza, proveerán de seguridad y mejores empleos a la entidad.

El acto duró escasamente 20 minutos, en el que Meade Kuribreña saludó a los morelenses al grito de “¿ya está ensillado el caballo?, ¿ya traen puestas las botas? Que nos oigan desde la tierra de Emiliano Zapata”.

Los Meade bromearon con ser los  próximos ganador en las urnas. Quién va a ganar, cuestionó el aspirante gubernamental, usted mero, jefe, respondió él mismo. Quién es el ganador, cuestionó el presidenciable, pos yo mero, respondió en alusión a la coordinadora de campaña de Andrés Manuel López Obrador, Tatiana Clouthier, cuándo ella cuestionó quién es la mejor persona para ser mandatario federal.

Una vez recuperada la “seriedad”, el presidenciable pidió el apoyo de la militancia para ser ungido como candidato presidencial el 18 de febrero próximo.

Al evento no asistió el diputado federal Matías Nazario, aspirante a la gubernatura que impulsaba Nueva Alianza a la gubernatura, partido que rompió la alianza con el tricolor esta semana a nivel local, pero no federal.

 

 

Invitan a beneficiarios de programas federales

 

El Centro de Convenciones de Xochitepec se vio repleto con hombres, mujeres y niños que bajaron de autobuses de turismo, los cuales fueron estacionados a varios metros de distancia de la entrada principal.

La gráfica añeja de la “militancia”, con una bolsa de plástico transparente en una mano, torta y botella de agua en su interior, y en la otra un banderín con el rostro y nombre del candidato a la presidencia, se repitió en esta concentración controlada .

El acceso fue previa firma en mesas de registro y las porras para sus líderes, como Amado Orihuela, quien perdió la contienda las elecciones pasadas ante el perredista Graco Ramírez, pero que en dicho acto se llevó la ovación de los presentes cuando fue presentado por Meade Ocaranza.

Al término del breve encuentro, solo los grupos de alguna organización del tricolor buscaron la foto con el aspirante a la presidencia, el grueso se retiró hacia sus camiones de manera inmediata.

“Yo no le creo a ninguno de los dos”, expresó Rosa Díaz, vecina de Cuernavaca. “Ayer me llamaron en la tarde, desde el programa de 65 y más para que viniéramos, pero no me dijeron ni a qué”, argumentó Prisca Jaimes, beneficiaria del programa federal.

Olga “N”, madre de dos pequeños cuya escuela en la colonia Otilio Montaño en Tlaltizapán, afectada por el pasado sismo, comentó que los líderes de esa colonia los convocaron para acudir al acto.

“Somos beneficiarios de ese programa y nos dijeron que así como ellos nos apoyaron con el recurso para la escuela, debíamos venir a apoyar a Meade”, finalizó.

Por