Por Antonella Ladino

Cuernavaca, Mor., 26 de febrero.- Un reo que pagaba una condena por el delito de homicidio calificado, fue encontrado muerto en el interior del Centro de Readaptación Social de Atlacholoaya, en Xochitepec. Las autoridades informaron que se suicidó.

Esta es la tercera muerte que se registra en lo que va del año en el penal. En 2017 el centro penitenciario registró la muerte de 32 hombres y una mujer, por diferentes causas de enfermedad pero ninguna por suicidio, informó el presidente de la Comisión de Derechos Humanos (CDH) Morelos, Jorge Arturo Olivares Brito.

En enero otro recluso cuya sentencia fue dictada por robo y violación murió por causas naturales. Días antes un prisionero murió por un infarto, según las autoridades.

De acuerdo al ombudsman morelense el Cereso tiene una sobrepoblación y un médico para atender a 2 mil 700 personas, por lo que dijo la muerte de los prisioneros es preocupante y debería ser analizada a fondo, luego de las 33 personas que fallecieron en 2017.

El penal de Atlacholoaya tiene una capacidad para atender a mil 997 personas.

Olivares Brito conminó a las autoridades de los penales a mejorar los servicios médicos, principalmente en el penal varonil de Atlacholoaya, porque dijo, hay carencia en medicamentos y personal médico.

“Aunque se encuentren en reclusión son personas que deben ser atendidas y cumplidas en su derecho a la salud, es importante que las autoridades responsables estén aplicadas al aspecto médico de la población que está interna”, refirió Olivares Brito.

Por