Por Antonella Ladino

Cuernavaca, Mor., 23 de abril.-  El Sistema de Agua Potable y Alcantarillado de Cuernavaca (Sapac) se declaró en insolvencia económica para pagar regresar las retenciones salariales del 2.5 por ciento que hizo a los jubilados y pensionados y que no entregó Instituto de Crédito para los Trabajadores.

Juan Juárez Rivas, abogado defensor de los adultos que se jubilaron hace más de 15 años, sostuvo una reunión con la síndico en funciones de presidente municipal, Denisse Arizmendi Villegas y con la directora del Sapac, María Luisa López Sotelo, para exigir paguen o hagan la devolución de los recursos. Según el litigante la respuesta fue contundente: no existen los recursos para hacer frente al problema.

Denisse Arizmendi habría planteado también analizar una vez más una solución  y los convocó a una segunda reunión el próximo lunes al mediodía.

Meses atrás los jubilados interpusieron alrededor de 100 demandas laborales ante el Tribunal de Conciliación y Arbitraje (TECA), y después se programaron audiencias los días 12 y 19 de abril, pero fueron suspendidas después de que los abogados del organismo descentralizado presentaron diversos recursos dilatorios y alargar el proceso para dejar el adeudo millonario a la siguiente administración, así lo acusa Juárez Rivas.

El ayuntamiento de Cuernavaca mantiene un adeudo con el Instituto de Crédito, hasta el corte del 31 de marzo de 113 millones de pesos, en tanto que el Sapac de y 63 millones.

“Están alargando los procedimientos por eso les decimos a las autoridades que queremos respuesta lo más rápido posible que los trabajadores no pueden esperar más”, declaró el abogado Juan Juárez Rivas.

Según el abogado, durante la  reunión la síndico se excusó en que el Sapac vive de los pagos que hacen los ciudadanos, pero la respuesta de los jubilados fue que ese no es su problema y amenazaron con realizan un plantón permanente en las instalaciones del palacio municipal de no haber una respuesta positiva a su demanda.

Por