Por Antonella Ladino

Cuernavaca, Mor., 2 de abril.- La línea de investigación que sigue la Unidad Especializada Contra el Secuestro y la Extorsión (UECS), en contra de cuatro personas que podrían estar involucradas en el homicidio de Tonatiuh Tlalapango Flores, ocurrido en octubre de 2016, podría quedar sin efectos porque de acuerdo a las autoridades estas personas no están en la línea telefónica de Tona, así lo denunció el padre de la victima Fabián Tlalapango Carrasco.

Tona desapareció el 7 de octubre de 2016 cuando salió de su casa ubicada en la colonia Antonio Barona, para acudir a una fiesta con sus amigos que conoció en un gimnasio pero no regresó. Su cuerpo fue encontrado sin vida en abril de 2017, en una fosa clandestina en el Estado de México, y fue sepultado el 2 de junio en el panteón de la Paz, al sur de Cuernavaca.

Por su muerte, un juez oral vinculó a proceso a Jorge Alfredo, Víctor Manuel y Jonathan “N”, los últimos dos trabajadores del Poder Judicial, pero de acuerdo a Fabián Tlalapango faltan cuatro personas más que estuvieron involucrados en el secuestro y asesinato.

Uno de ellos, dijo es Javier Alejandro “N”, pieza clave para esclarecer los hechos debido a que se visualiza en el último video que Tona compartió a sus amigos a través de la aplicación WhatsApp, donde todos estaban reunidos.

A casi un año de que fue localizado el cuerpo sin vida, su padre exigió justicia porque acusó que desde octubre no hay avances en la carpeta de investigación, desde la última vez que difirieron las audiencias por el cambio de abogados que hicieron los imputados.

Las audiencias estuvieron programadas desde el 18 de diciembre, la última estuvo prevista para el 20 de septiembre de 2017, en los Juzgados de Primera Instancia de Control y Juicios Orales pero también se suspendió porque el nuevo abogado debía conocer a fondo la carpeta de investigación.

Por