Suman 6 jefes policíacos abatidos por el crimen, desde 2011‏

Por JUSTINO MIRANDA

CUERNAVACA, Mor., 01 de mayo.- El subdirector de la Policía de Tránsito del municipio de Cuautla, oriente del estado, Guillermo Armando Ruiz Pinto, de 28 años, fue acribillado cuando salía de su hogar localizado en una zona de viviendas de interés social.

Los informes de la Fiscalía General del Estado refieren que el homicidio del jefe policial fue perpetrado por sujetos armados que viajaban a bordo de una camioneta tipo Windstar color blanco con verde.

Los reportes de la policía estatal indican que Ruiz Pinto recibió varios impactos de bala, calibre 9 milímetros, cuyos casquillos fueron encontrados en la escena del crimen.

La Policía de Investigación Criminal mantiene un operativo en el municipio para detener a los responsables del ataque.

En febrero de 2011 el Director Operativo de la Policía de Cuautla, Paulino Bravo Solís, también fue acribillado a balazos.

Desde 2011 se cuentan seis mandos policiales abatidos presuntamente por el crimen organizado, además de un ex Subdirector policial y un escolta.

El crimen del mando de la Policía vial de Cuautla se suma al asesinato de Jorge Pérez Hernández, comandante de la Policía de Mando Único del municipio de Puente de Ixtla, sur de Morelos, perpetrado el pasado 17 de abril. Sus victimarios viajaban en dos autos que le cerraron el paso en la carretera Cuauchichinola-Mazatepec para acribillarlo.

El mando del municipio de Puente de Ixtla, considerado en la franja territorial donde el gobierno federal aplica el operativo Tierra Caliente, recibió disparos de arma calibre 9 milímetros, informó la Fiscalía General del Estado.

De acuerdo con informes de la Fiscalía General los pistoleros viajaban en dos autos, un taxi y un Sentra, cuyas unidades le dieron alcance para cerrarle el paso y dispararle. Con el comandante iba su esposa que resultó ilesa.

Otro ataque contra un policía fue registrado en abril de 2014 en la persona de José Antonio Ríos Salgado, exsubdirector de policía del municipio de Tetecala, cuyo cadáver fue hallado con el cráneo destrozado, en un camino de la zona conocida como Jardines de la Herradura, en Puente de Ixtla.

Entre los asesinatos de mandos policiales también destaca el crimen de Justo Buenaventura Jaimes Villareal, director de Seguridad Pública del municipio de Amacuzac, limítrofe con el estado de Guerrero. El homicidio de Jaimes Villareal, de formación castrenses ocurrió la primera semana de enero de 2013, a cuatro días de asumir el cargo.

El mando policial fue emboscado por un grupo armado cuando viajaba a bordo de su vehículo particular junto con su escolta, por la autopista Cuernavaca-Taxco, a la altura del kilómetro 12+120.

Justo Buenaventura, de 55 años, fue militar y ostentó el grado de mayor de infantería; además, en el 2008 fue director de la Policía de Mexicali, en Baja California, de donde fue cesado por realizar un disparo al aire mientras se encontraba en un restaurante.

Durante el ataque, también fue asesinado su escolta, Carlos Bahena Martínez, de 34 años, con domicilio en el municipio de Amacuzac, quien falleció debido a los balazos que recibió en el cuerpo.

Peritos en criminalística hallaron más de 25 casquillos percutidos calibre 7.32 x 39 milímetros, utilizados por un rifle de asalto AK-47, en el lugar de los hechos.

Justo un año después, en enero de 2012, se registró el asesinato del comandante de la Policía Preventiva del municipio de Zacatepec, sur de Morelos, Juan Manuel Zamudio Bustamante.

Luego, en septiembre de ese año, fue emboscado el comandante de la Policía Municipal de Atlatlahucan, norte de Morelos, Alfredo Serapio Hernández, cuando viajaba a bordo de su camioneta para asumir el primer turno de la corporación.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.