Por Leticia Villaseñor

Cuernavaca, Mor., 19 de noviembre.- Rosa María acudió a una cita con los hermanos Sergio y Mónica Díaz Gamboa para ver “la casa de sus sueños” donde pensaba establecerse con su familia, ubicada en Río Azteca, Vista Hermosa, una de las colonias más exclusivas de Cuernavaca.

El costo de las propiedades en la zona asciende, en su mayoría, a varios millones de pesos, sin embargo no desconfió cuando el costo que le ofrecieron por la propiedad se reducía a un millón 200 mil pesos porque los corredores inmobiliarios aseguraron la propiedad estaba bajo un juicio inmobiliario, en caso de que la propiedad no fuera rematada, devolverían el 50% de anticipó que entregó, es decir, 600 mil pesos.

A fin de darle respaldo a lo dicho, Rosa María fue presentada con Hugo Montoya Valdez, Silvia Mondragón y Jorge Rendón Montealegre, expresidente de la Junta Local de Conciliación y Arbitraje, además hermano de la magistrada del Tribunal Superior de Justicia, Bertha Rendón Montealegre.

A mediados de mayo de 2013, luego de varias reuniones en una plaza comercial ubicada cerca del centro del municipio de Jiutepec, de la que Silvia Mondragón se ostentó como dueña, firmaron el contrato ante notario bajo la promesa de que cinco meses después el inmueble le sería entregado.

Pasó año y medio de numerosas llamadas, visitas a la plaza donde incluso estaba instalada la oficina de Silvia Mondragón sin que la casa le fuera entregada, por lo que Rosa María interpuso la denuncia penal 1741/215 en contra de los cinco implicados.

Luego de las indagaciones, la joven fue informada que no hay ningún juicio inmobiliario por la propiedad referida pero además hay otras 15 personas defraudadas por los mismos sujetos.

Incluso, acusó, Rendón Montealegre amagó a quienes lograron localizarlo y exigirle el dinero de vuelta con las presuntas influencias de su hermana magistrada, con lo que, dijo, no lograrían fincarle responsabilidades.

Sin embargo, la Fiscalía General del Estado logró que se giraran órdenes de aprehensión en contra de Silvia Mondragón “La Gorda”, quien es suegra de Hugo Montoya “El Mustang”, ambos prófugos, y de Jorge Rendón Montealegre, a quien las autoridades no han logrado ubicar en su presunto domicilio bajo el argumento de que el defraudador viaja constantemente a la Ciudad de México.

La dependencia estatal pidió apoyo a otras entidades ya que, presuntamente, el grupo de defraudadores cometió ilícitos similares en Cancún, Quintana Roo, Puebla y Guadalajara, Jalisco.

La secrecia de las averiguaciones impide a Rosa María conocer los datos de las demás víctimas del fraude, para que conjunten sus denuncias y se logren mayor presión para la captura de los delincuentes, por lo que hizo un llamado a quienes han sido víctimas de estos sujetos a denunciar.

La joven defraudada es hija de Gustavo Petricioli Morales, exregidor de Hacienda durante el trienio del exedil capitalino Manuel Martínez Garrigós, y nieta del exsecretario de Hacienda, Gustavo Petricioli Iturbide, durante el sexenio de Miguel de la Madrid.

 

 

Por

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El tiempo se ha agotado, debes dar refresh para cargar de nuevo