Por Antonella Ladino

CUERNAVACA, Mor., 23 de julio.- Rodolfo Costa vivió perseguido, encarcelado y reprimido; fue uno de los homosexuales incluidos en la lista de “los 108” que por su elección de ser bailarín amaneció muerto un día, en su habitación.

A diferencia de sus hermanos, que se dedicaron a la herrería como toda su familia, Rodolfo fue un hombre delgado y de afinado rostro que desde pequeño mostró interés por el baile.

«Cuchillo de palo”, bajo la dirección de Renate Costa, se centra en la vida y la muerte de Rodolfo, tío de la directora. La cinta relata la vida y muerte de los homosexuales en la década de 1980.

Da a conocer también el maltrato y torturas que sufrieron los gays en Paraguay durante la dictadura de Stroessner.

Durante la investigación se cuestiona su muerte pues a Renate le parece ilógico que su tío muriera de tristeza, ya que siempre fue un hombre alegre.

Según los testimonios de familiares y amigos, Rodolfo fue un hombre afeminado y un excelente bailarín. También fue conocido como Héctor, mientras se desarrollaba en el ámbito artístico.

Fue encarcelado por sus preferencias sexuales, donde sufrió tortura y abuso sexual.

Cuando entré a este lugar caminaba  bien, ahora no puedo ni mover los pies, dijo Rodolfo en una visita que recibió mientras permanecía en el penal.

Por

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El tiempo se ha agotado, debes dar refresh para cargar de nuevo