Periodismo y sistema penal, diez años después

Al fundar el Proyecto de Violencia y Medios, fue imposible sentar a la mesa a seis periodistas del DF para reflexionar con académicos y activistas sobre el papel social de los medios en el abordaje del conflicto social, la violencia y el delito.
Por Marco Lara Klahr
@Edad_Mediatica
WASHINGTON, DC., 21 de abril.- Cuando fundamos el Proyecto de Violencia y Medios, hace una década, nos fue imposible sentar a la mesa a seis periodistas de la Ciudad de México para reflexionar con académicos y activistas sobre el papel social de los medios informativos en el abordaje del conflicto social, la violencia y el delito.
Recuerdo sus reacciones a nuestra invitación a la “Primera Mesa sobre Seguridad Pública y Medios de Comunicación”, en marzo de 2004, entre la elusión, el desdén, el rechazo y la hostilidad -movida quizá por un “A mí no van a venir a enseñarme periodismo”-, ninguno aceptó.
Con fortuna asistieron dos figuras clave de nuestro gremio: Tina Rosenberg, editorialista del New York Times, y Roberto Rock, director de El Universal, y de ese ejercicio espléndido resultó el nutricio volumen “Violencia y medios. Seguridad pública, noticias y construcción del miedo”, 2004, que publicamos en coedición con el Centro de Investigación y Docencia Económica, CIDE.
Cuando Ana Arana, la directora de la Fundación MEPI, me llamó para invitarme al simposio-taller para periodistas mexicanos y centroamericanos  “The Challenge of Justice in the Americas”, en Washington, DC, hace tan sólo unos cuantos días, se me vino aquel recuerdo a la mente, a la vez que me produjo gran emoción.
Organizado en la American University de esta capital por el John Jay College of Criminal Justice -The City University of New York-, a través de su Center on Media, Crime and Justice, y la Tinker Foundation, el simposio-taller resultó sorprendente.
Imaginemos a casi una veintena de periodistas de cuatro generaciones, entre directivos, editores y reporteros de México, Guatemala, El Salvador, Costa Rica, Nicaragua y Panamá, conversando y aprendiendo de fiscales, defensores, jueces, oficiales del sistema penal, policías, periodistas, activistas y académicos.
La variedad temática es elocuente: el sistema penal estadounidense y sus enormes desafíos; el abuso de la “prisión preventiva” y otros aspectos procesales; la defensoría pública, los servicios de libertad condicional y los previos al juicio; la justicia para adolescentes; el papel comunitario de la policía y su relación con los periodistas, y la cobertura noticiosa local del delito, enriquecido todo con la asistencia a la Corte Superior de Washington, DC, también para presenciar audiencias.
En 2004 faltaban cuatro años para que México entrara de forma plena a la ruta de la modernización democrática del sistema penal. Tampoco podía preverse lo que sobrevendría tres años más tarde, a principios del gobierno de Felipe Calderón, relacionado con la exacerbación inédita de la violencia contra los periodistas.
De entonces a esta época, primero en el Proyecto de Violencia y Medios y hoy desde el Programa de Medios y Acceso a la Información -del Instituto de Justicia Procesal Penal-, vemos que el trabajo desde los cimientos, realizado por la sociedad civil y reductos del periodismo judicial, tomó forma lentamente y ya es mucho más que una aspiración, como deja entrever la gran expectativa y concurrencia al simposio-taller.
Claro, la tarea sigue siendo difícil: Stephen Handelman, director del Center on Media, Crime and Justice, me confesó que organizar “The Challenge of Justice in the Americas” les tomó dos años.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

El tiempo se ha agotado, debes dar refresh para cargar de nuevo