Justino Miranda

CUERNAVACA, Mor.- Al edil electo Cuauhtémoc Blanco lo engañan. «No son los regidores actuales quienes pretenden restarle autoridad a su figura, sino los integrantes de su Gabinete quienes a través de una iniciativa de reforma al Reglamento de Gobierno proponen crear una “Súper Secretaría”, que prácticamente asumiría parte de las facultades del alcalde y cubriría sus constantes ausencias».

Así lo declararon siete de los 15 regidores de la comuna capitalina luego de que el domingo Cuauhtémoc Blanco escribió al presidente Peña Nieto que un grupo de regidores, principalmente del PRI busca con ayuda del PRD, PAN, y PVEM, modificar la estructura del Ayuntamiento para restarle autoridad a su figura.

Dulce María Arias Atayde, regidora del PRD, dijo a nombre de sus compañeros del PRI, PAN, PVEM y Movimiento Ciudadano que desde el 3 de diciembre la Síndico electa, Denise Arizmendi, presentó al cabildo una iniciativa para modificar el Reglamento de Gobierno y de la Administración Pública Municipal, y además pidió al cabildo dictaminar el proyecto de urgente y obvia resolución en la sesión del 10 de diciembre.

Ese mismo día un grupo de 9 regidores electos también presentó una iniciativa de reforma para evitar “imposiciones” de Blanco Bravo y por el contrario generar consensos en la administración 2016-2018”, expuso el regidor entrante Jorge Miguel Dada Guerrero.

Arias Atayde dijo que la iniciativa de la Síndico electa, Denise Arizmendi, colaboradora cercana de Blanco Bravo, considera la creación de una Secretaría de Enlace Operativo, que significa un “traje a la medida para la persona a la que el alcalde electo determine compartirle gran parte de sus facultades”, citó la regidora.

Algunas de las funciones de esta Secretaría serían fungir como órgano supervisor de la presidencia y las secretarías; supervisar y dar seguimiento a las labores de todas las dependencias municipales; se encargaría de proponer y ejecutar las políticas públicas y darle difusión a las mismas, así como de diseñar el presupuesto de manera coordinada con la Tesorería; podría desempeñar cualquier comisión y función que el presidente municipal le confiera.

Con esta Secretaría, dijo Arias Atayde, es notorio que el grupo que gobernará con Blanco Bravo se prepara para atender las constantes ausencias del edil, y “poder de esa manera asumir gran parte de sus facultades y a través de estas áreas de nueva creación tener el control político, económico y de gestoría del municipio”, indicó.

Ivan Saucedo, regidor por el PRI, precisó que las dos iniciativas que llegaron al cabildo fueron rechazadas por improcedentes, y anunció que presentarán denuncia contra el edil electo por los señalamientos que vertió en contra de los regidores al llamarlos “traidores” y “esquiroles”.

Los regidores también se deslindaron de responder a intereses del gobernador Graco Ramírez para promover una operación política contra Cuauhtémoc Blanco, y precisaron que la reforma al Reglamento de Gobierno lo podrá hacer el nuevo cabildo aunque el escenario es incierto porque 9 de los 15 regidores están distanciados del próximo edil y su equipo de trabajo. Ese fue uno de los motivos por los que el Cuauh y su equipo de trabajo pidieron al cabildo actual aprobar las reformas.

Por último la regidora Arias Atayde dijo al presidente electo que “la vida no es un partido de fútbol en el que se puede simular una agresión del contrario esperando que marquen una falta, o actuar como si lo hubieran golpeado cuando no fue así para sacar ventaja corriendo únicamente el riesgo de recibir una tarea amarilla”.

Por

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El tiempo se ha agotado, debes dar refresh para cargar de nuevo