Por Antonella Ladino

Cuernavaca, Mor., 27 de febrero.- El Concejo de las Juventudes de Morelos, exigió al presidente municipal, Cuauhtémoc Blanco Bravo, cumplir con su promesa de reformar los reglamentos municipales para endurecer las medidas de seguridad en los centros nocturnos que eviten la introducción de armas de fuego.

Durante la sesión de cabildo abierto, Alejandro Marroquín Basave, concejal de las Juventudes reclamó que los jóvenes no pueden salir a divertirse con libertad por el riesgo de ser agredidos como ocurrió con el estudiante de la universidad del estado, quien fue asesinado en un centro nocturno.

El estudiante de la UAEM perdió la vida dentro del bar Attico, en septiembre pasado, cuando intentaba defender a una joven que era sometida con lujo de violencia por su acompañante.

Además recriminó frente a los regidores que Cuauhtémoc Blanco falló cuando dijo que habría mayores medidas de seguridad, por lo que exigieron reformas y adiciones a reglamentos para regular la venta, distribución y consumo de alcohol en el municipio, además de obligar la instalación de detectores de metales.

A nombre de la organización, Alejandro Marroquín expuso que después del homicidio en el bar Attico, envió un escrito a la Secretaría del Ayuntamiento a cargo de Samuel Sotelo Salgado, para exigir una revisión en los establecimientos con venta de bebidas alcohólicas pero su respuesta fue que “no era obligación de este ayuntamiento obligar a los centros a contar con paletas o arcos detectores de metales”.

“El problema es que no vemos que ustedes tengan el interés de clausurar, es decir que dejaron solamente en papel algo que ya es ley”, acusó el concejal.

Por eso pidió a Cuauhtémoc haga consciencia que los jóvenes tienen derecho a divertirse y tener una recreación, como un derecho humano pero con seguridad. También demandó verificar que la cadena de tiendas Oxxo cumplan con licencias para venta de alcohol y realizar operativos en centros y bares nocturnos.

Por